www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2016 - Edición Nº 09
 
 
 
Arte y Cultura
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Guayaquil cuenta con un importante
Museo de Historia Natural
 
 
 
 
Texto: Lcdo. Julio Calero Garcés
Fotos: Sra. Felipa Quinteros Morán
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El viernes 29 de julio, el alcalde de Guayaquil, Ab. Jaime Nebot Saadi, inauguró el Museo de Historia natural, que forma parte del Museo Municipal de Guayaquil., llenando así un vacío existente en dicha institución que cuenta ya con más de un siglo de existencia desde cuando Pedro Carbo Noboa, quien fuera alcalde de la ciudad, en 1863 impulsó la creación del Museo Industrial, que fue la primera institución de este tipo que tuvo Guayaquil y que en el año 1908 pasó a convertirse en el actual Museo Municipal, constituyéndose el más antiguo del Ecuador.

El gestor de la instalación del Museo de Historia Natural es el Arq. Melvin Hoyos Galarza, Director del Cultura y Promoción Cívica de la Municipalidad de Guayaquil, quien, gracias a sus contactos y gestiones con las autoridades del Colegio San José la Salle, obtuvo que la gran cantidad de especimenes que poseía dicha unidad educativa y que prácticamente habían permanecido abandonados por más de 40 años, les fueran entregados en comodato para que el público, no solo guayaquileño, sino de cualquier parte del país y del mundo, tuvieran la oportunidad d admirarlos.

Queriendo conocer más sobre cómo se dio la cesión de las autoridades lasallanas al Museo Municipal de Guayaquil, dialogamos con el director de esta entidad, Arq. Melvin Hoyos Galarza.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arq. Melvin Hoyos Galarza, Director del Cultura y Promoción Cívica de la Municipalidad de Guayaquil.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“Para mí es un tema muy cercano y querido. Yo soy lasallano, me eduqué en el colegio San José, ahí estudié mi secundaria, pero no fui un lasallano común y corriente porque como desde muy niño tuve inquietudes que tenían que ver con las colecciones, cuando entré al colegio y vi que tenía un museo de Ciencias Naturales, me apasionó ver esto y entonces el hermano Benigno, que nos daba clases de Castellano, me dijo que en un recreo me iba a mostrar el museo; entonces yo tenía 11 años de edad”.

“El hermano Benigno me dijo este museo fue formado por otro hermano que no estaba aquí si no en Quito, pero que tenía entendido que estaría en Guayaquil el próximo año y que iba a estar muy gustoso de conocerme por las inquietudes que yo tenía”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“En ese entonces, mi padre era jefe de pilotos de Texaco Gulf, con base en la selva oriental y en mis vacaciones yo me iba a la selva, ahí me pasaba tres meses y en esos meses una de las cosas que me fascinaba era recoger los insectos que quedaban en el hangar del avión, lugar en el que quedaban las luces encendidas y entonces se repletaba de toda clase de bichos”.

- ¿Qué tipo de insectos recolectaba?

“Ahí habían unos escarabajos enormes, habían las machacas que hacían un ruido monstruoso, parecían algún tipo de cigarra, que en esa época decían que tenían una picada afrodisíaca, incluso sacaron una canción al respecto”.

“Al año siguiente llegó el hermano Agustín Mantilla, fundador del museo, con quien hice una maravillosa amistad y de quien me convertí prácticamente en su discípulo. El hermano Mantilla me enseñó entomología, malacología, a disecar animales. Yo tenía 13 a 14 años, y los momentos más agradables para mí era cuando salía al recreo y aterrizaba en el museo”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Desde muy pequeño, en la era colegial, el Arq. Hoyos se apasionó por la historia natural.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

- ¿Esto duró durante su permanencia como estudiante en el Colegio San José la Salle?

Así es, los años pasaron, me gradué pero mi contacto con el colegio seguía. Eventualmente iba de vez en cuando y ahí supe que el hermano Agustín Mantilla había muerto. Pasado tiempo estudié arquitectura, me dediqué a muchas otras cosas, estudié arqueología y muchas otras cosas que no tenían precisamente que ver con las Ciencias Naturales, mientras tanto fui coleccionando mis insectos, mis caracoles, mis conchas, seguía con mi hobby hasta que un día, y aquí viene el detonador de todo esto, viene por Guayaquil el director del Museo de Historia Natural de Londres, quien en una reunión que tuve con él como director de Cultura del Municipio, preguntó en dónde estaba el museo de Historia Natural de Guayaquil. Como quien tenía que responder era yo como director de Cultura, con mucho dolor no me quedó más remedio que decirle que no existía, y dijo algo que me convulsionó, dijo que cómo era posible que uno de los países con mayor biodiversidad del mundo no tenga en la ciudad del trópico, que es donde debería estar, no tenga un museo de Historia Natural”.

- ¿Qué sucedió después?

“Esta inquietud que me dejó sembrada este señor en el alma, me empujó a hacer algunos contactos, porque él, antes de irse, me dijo que si había alguna iniciativa, que coronara con éxito respecto a este tema, el Museo de Historia Natural de Londres, como una ONG, podía dar apoyo logístico y científico a cualquier tipo de iniciativa en este sentido que hubiera. Lo cierto es que yo acogí sus palabras, y como conozco mucha gente que está vinculada con colecciones, me puse en contacto para ver lo que podía hacerse”.

-¿Con quiénes habló?

“La primera persona fue el Dr. Gustavo Noboa Bejarano, que tiene un Punta Blanca una colección espectacular de conchas y caracoles y él se sintió motivado con respecto a que formemos un museo de Historia Natural.

Pero como es lógico, claro, en este tipo de iniciativas para que alguien se anime a hacer donaciones, tiene que haber otro que empiece dando lo suyo propio”.

¿Qué hizo, entonces?

“¿Qué hacía yo? Se me ocurrió hacer una exposición de Historia Natural en el Museo Municipal, pidiendo prestada parte de a colección del Dr. Gustavo Noboa Bejarano, del Dr. Eduardo Cornejo, yo puse algo de lo mío, pedí prestadas cosas al colegio San José, al colegio Vicente Rocafuerte y efectuamos la exposición, que fue muy exitosa, esto fue hace ya más de 3 años”.

“Luego de este éxito, en donde vino muchísima gente a ver la exposición, comencé a dar pasos más en firme para ver quién estaba dispuesto a entregar sus colecciones pero de manera definitiva”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

- ¿Cuál fue su siguiente paso?

“Me puse al habla con el hermano Ricardo Orellana, rector del colegio San José la Salle, conversé con él y le comenté que yo había sido discípulo del hermano Agustín Mantilla y que conocía como nadie ese museo.

A él le cayó muy bien el tema, supo efectivamente por otros hermanos, que son ya muy ancianos y que fueron profesores míos, que yo era uno de los asiduos del museo y que fui uno de los discípulos del hermano Agustín. Ya tenía un buen camino recorrido por ahí.

Pero, cuando le dije que mi interés real era que el museo pasara a formar parte de los bienes patrimoniales del Municipio, le pedía que lo pensara bien y le dije como añadido: Acuérdese que tiene más de 40 años cerrado. Nadie lo disfrutaba, ni siquiera los alumnos del colegio”.

- ¿Por qué tenía tanto tiempo cerrado?

“Porque no había nadie que le diera mantenimiento, no había nadie que estuviera en capacidad de utilizarlo como una herramienta didáctica, no había nadie que pudiera decir: nosotros lo cogemos y permanentemente le estaremos dando el uso que se debe para abrirlo al público, en fin, no habían ni los recursos humanos ni los recursos económicos para que el Museo de Historia Natural de La Salle diera el servicio que se pretendía que diera”.

- ¿Qué le dijo el rector del colegio?

“El hermano Ricardo Orellana me entendió y me dijo algo que era muy cierto, que él no podía tomar la decisión de entregarlo porque esa era una decisión de la comunidad entera, es decir, que era de la comunidad de los Hermanos Cristianos de La Salle y que él iba a hablar con ellos en Quito para ver que decisión tomaban.

Finalmente esa conversación se dio y me dijo que ellos estaban dispuestos a entregarlo en comodato por 99 años, esa era una propuesta que ya le había hecho con anterioridad, y sí fue.

Claro está que me hizo un pedido que me pareció extremadamente justo, porque ya se había hecho en el Sur con el Colegio Cristóbal Colón: que le arreglemos la capilla del Colegio San José La Salle, porque el Municipio ya había arreglado tiempo atrás la capilla María Auxiliadora del Colegio Cristóbal Colón”.

- ¿Qué hizo usted?

“Hablé con el alcalde Jaime Nebot y él tuvo toda la apertura, como siempre la tiene para este tipo de cosas, y aceptó, después de un tiempo se hicieron los arreglos en la capilla, principalmente en la losa del cañón abovedado de la capilla y de la cúpula donde habían unas fisuras, y luego de eso el hermano Ricardo Orellana me dijo: Bueno, ya está, venga a ver su museo”.

“Lo fui a ver y se lo trasladó, El traslado se efectuó en este año y es así que en el mes de junio ya teníamos todas las piezas aquí.

Previo a la inauguración se realizó el trabajo de restauración de las piezas que lo necesitaban, así como de los muebles, que eran muy antiguos: se puso todo el sistema eléctrico nuevo; se pusieron focos nuevos; se pusieron vidrios nuevos en todas las vitrinas, instalamos los dioramas y todo quedó listo prácticamente para ser inaugurado en las primeras semanas de julio”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

- ¿Qué cantidad de especimenes tiene la colección?

“Entre mamíferos, reptiles, aves, es decir, en animales disecados hay más de 700. En insectos hay muchísimos más.

La colección entomológica tiene un gabinete muy completo, tiene ortópteros, lepidópteros, himenópteros, es decir, tiene escarabajos, cucarachas, gusanos, escorpiones, arañas, todas las especies que existen tienen sus respectivos representantes en la colección.

Es una colección muy interesante en cada una de las subdivisiones que tiene. Tiene una subdivisión muy importante en lo que es aves, la ornitológica es muy rica; la subdivisión entomológica es más rica todavía, es todo lo que corresponde a insectos.

Tiene una interesante colección de reptiles pero que no están disecados sino que se encuentra en frascos con formol”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

- ¿Hay otras especies más?

“Tiene una muy curiosa colección de fósiles del Devónico, es decir desde la Edad Secundaria del Carbonífero hace 250 millones de años hasta elementos fósiles del Cuaternario, es decir de no más de 10 a 12 mil años.

Todos están fichados, eso sí, como el fichaje fue hecho hace unos 60 años, y como los avances en la clasificación taxonómica de las especies vivas ha avanzado enormemente en las ciencias biológicas hoy en día, hemos contratado un curador que está a cargo en estos momentos de ir revisando ficha por ficha para ver si es que hay que hacer algún tipo de cambio o algún tipo de mejoras dentro de las fichas para estar de acuerdo a lo que la ciencia moderna dice respecto a la biología actual”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

- ¿Dónde ubicaron todos esos especimenes?

“El patio que dividía a la Biblioteca del Museo se lo ha utilizado para poder ampliar al doble la bodega de bienes patrimoniales, por que lo que hemos recibido en donación en los últimos 15 años, lo que hemos comprado de bienes culturales, de bienes patrimoniales es tan importante que ya no teníamos espacio para colocar nada.

En la planta baja que se ha destinado para bodega de bienes patrimoniales, en esa planta baja, yo ya tenía la intención de en algún momento tener el Museo de Historia Natural, porque ya había tenido una conversación con el director del Museo de Historia Natural de Londres, lo destiné para eso, estaba listo para albergar la colección. Ahora, claro está.
Yo tenía la esperanza de que me dieran la colección, pero no pensé que sería tan rápido y que me dieran todo”.

- ¿A la larga va a necesitar un lugar más amplio para el museo?

“Va a ser necesario hacer un espacio especialmente para esto, por que si mañana o pasado, con el ejemplo del museo de La Salle, se le ocurre decirme al Dr. Gustavo Noboa Bejarano anda a ver la colección de caracoles y llévatela para el Museo Municipal, ¿dónde la coloco?

Si la colección de conchas y caracoles del Dr. Gustavo Noboa Bejarano es de todos los mares del mundo, solamente el espacio donde está todo el museo de Historia Natural lo necesitaría para su colección”.

-¿Ya no hay donde más expandirse en la actualidad?

“Hay que adquirir un terreno, hay que destinar un edificio patrimonial para ubicar el museo de Historia Natural de Guayaquil, sacarlo de donde está como sección de Historia Natural y convertirlo en un museo exclusivo de Historia Natural con todos los espacios y que tenga proyección para poder crecer aunque sea de manera vertical”.

- ¿Ha tenido algún efecto la donación lasallana?

“Luego de la donación del colegio San José la Salle, nos han llovido donaciones y lo que ocurre es que no se cuál será el espacio donde las vamos a poner. Me han ofrecido una colección de más de 80 esqueletos de animales, una colección de pieles de animales y una importante colección de insectos, Está en conversaciones el tema de la colección del Dr. Gustavo Noboa Bejarano y Dios no permita que sea rápido y me diga ven a llevarte todo, no sabría dónde ubicarla.

- ¿Hay terrenos que serían interesantes para construir el museo?

“Si hay dos espacios maravillosos, todo depende de la voluntad política del señor alcalde para poderlos expropiar y construir ahí. Son dos espacios increíbles para construir un edificio maravilloso: uno está detrás de la iglesia de La Merced, es un terreno usado como parqueo y tiene más de media manzana de extensión; el otro está frente a frente con La Científica, que da de calle a calle y era el antiguo emplazamiento del teatro Olmedo. Yo le dije al alcalde, abogado, si usted en un momento quiere construir una cosa patrimonial maravillosa en el centro de la ciudad, todavía hay donde hacerlo”.

- Pero hay otro espacio también, es un terreno ubicado a poca distancia del museo, donde funcionaba la empresa Acero Comercial y ahora es un parqueadero.

“Eso pertenece a la Curia”

--Pero lo pueden negociar. Si la Curia vendió el Grand Hotel Guayaquil, bien podría negociar dicho terreno.

“Ese es un espacio maravilloso”.

-Y no está tan lejos

Para finalizar, ¿cuál es el horario de atención al público?

“Es de 09:00 hasta las 17:00 y la atención es de martes a sábado”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
MISCELÁNEA FOTOGRÁFICA
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador