www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2016 - Edición Nº 10
 
 
 
Medio Ambiente
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Un encuentro natural, educativo y divertido con las ranas se vive en la exhibición artística Anfibia
 
 
 
 
Fuente: www.andes.info.ec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los terrarios de ranas vivas están colocados en los orquidearios donde se encuentran hermosas flores. Foto: Micaela Ayala V./Andes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Un laberinto sensorial que involucra arte, animación 3D, música, esculturas, ranas vivas y más atractivos enfocados en los sapos y ranas, así es Anfibia, una exposición abierta en el Jardín Botánico de Quito y en la que el público podrá interactuar con la naturaleza y su vez divertirse aprendiendo más datos sobre los anfibios de Quito, la Amazonía y el Chocó Andes ecuatoriano.

Anfibia se exhibe dentro de las 2,8 hectáreas del Jardín Botánico de Quito, ubicado dentro del parque La Carolina, donde existe un ambiente privilegiado que imita todos los climas del Ecuador, con plantas propias de la zona.

En el lugar se diseñaron distintas estaciones interpretativas realizadas por el artista ecuatoriano Paul Jáuregui, que permitirán reflexionar sobre la importancia de la protección de las ranas así como el rol que cumplen en la naturaleza y los ecosistemas del Ecuador.

El objetivo de esta exposición es crear conciencia, sensibilizar y educar a sus visitantes sobre el cuidado del ambiente y la trascendencia que tienen los anfibios. El público puede sentir de cerca el temprano desarrollo de los anfibios, su metamorfosis e intervención en los invernaderos, todo ello mediante elementos interactivos, creativos y artísticos que involucran el uso de material PET, vídeos VR 360 más elementos sensoriales.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En los terrarios ubicados en los invernaderos se pueden apreciar ranas vivas de climas fríos y cálidos. Foto: Micaela Ayala V./Andes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El recorrido empieza con un trío de ranas tenores que representan a Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo. Ellos reciben a los visitantes con un concierto especial que es acompañado de agua y luces de colores. Aquí los visitantes aprenderán las razones por las que los anfibios cantan. Lo hacen por tres motivos: para atraer a las hembras, para defender su territorio y para advertir si es que existe algún tipo de peligro.

Después de ello se conocerá a las especies de sapos arboríferos y se llegará hasta la Rana Shamana, un anfibio que nos recordará las razones por la que nuestros ancestros adoraban a estas pequeñas criaturas. Aquí también se conocerá sobre los usos de sanación que tienen las ranas y la relación del desarrollo de los anfibios con el agua dulce.

Los visitantes continuarán su camino por un espacio adornado con luces de todo tipo y ranas escondidas entre los árboles. Luego, el guía los llevará a una sala de cine en la que aprenderán un poco más sobre las ranas, por ejemplo cuantos insectos comen al año, cuantos huevos pueden poner y como es su proceso evolutivo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La Rana Shamana enseñará a los niños como cuidaban a las ranas nuestros ancestros. Foto: Micaela Ayala V./Andes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La parte más interesante será cuando lleguen a los dos invernaderos, uno caliente y otro frio, del Jardín Botánico en donde se encuentran varios terrarios que contienen ranas vivas. Allí se puede conocer a cinco especies: ceratophrys stolzmanni, epipedobates tricolor, epipedobates anthoonyi, hypsiboas picturatus y agalychnis spurrelli, que por sus colores encantaran a los visitantes.

La exposición está abierta hasta el 6 de diciembre en horario extendido de 10:00 a 22:00 de martes a domingo. Los jueves, viernes y sábados hasta las 24:00. Cuenta con la colaboración del zoológico de Guayllabamba y de Wikiri, convirtiéndose en la primera intervención artística inclusiva e interactiva 100% ecuatoriana, de mayor alcance.

Al final del recorrido se encuentra una feria con productos y artesanía de las provincias de Manabí y Esmeraldas, afectadas por el terremoto del 16 de abril. También existen puestos de comidas, bebidas y helados para que los visitantes puedan relajarse un momento en el Jardín Botánico, un sitio privilegiado por su belleza natural.

Es mejor visitar la muestra en la noche ya que las luces de colores, los sonidos y otras piezas artísticas lucen más bellas. La entrada a la exhibición cuesta 10 dólares, estudiantes, niños, personas de la tercera edad y discapacitados pagan la mitad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las ranas tenores ofrecen un espectáculo musical al inicio del recorrido. Foto: Micaela Ayala V./Andes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador