www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2016 - Edición Nº 04
 
 
 
Internacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Córdoba, la fiesta de las flores
 
 
 
 
Por: Annemarie Balde L.
Turismo en Chile y el Mundo
www.ablturismo.com – Chile
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Fiesta de los Patios 2016 se celebrará del 2 al 15 de mayo, terminado las cruces, el programa cultural del mayo cordobés no deja mucho tiempo para descansar; ya que tiene preparado otra atracción principal: el Festival de los Patios. Durante dos semanas, los vecinos abren las puertas de sus casas para que tanto los cordobeses como los turistas que llegan en estas fechas a la ciudad, puedan contemplar los patios, pequeños paraísos que normalmente están escondidos ante las miradas curiosas.

Atravesando una entrada, muchas veces poco llamativa, se llega al patio, el centro de la casa, y parece que nos adentrarnos en otro mundo. Un mar de flores y plantas aromáticas envuelve al visitante con su dulce fragancia y con sus colores, casi se consigue olvidar que se esté en medio de una metrópolis.

Esta tradición está muy arraigada en Córdoba. Fue en el año 1918 cuando se organizó por primera vez el Festival de los Patios. Debido a la Guerra Civil española, está tradición fue interrumpida, volviendo a resurgir en los años cincuenta. Desde este momento, cada primavera en mayo, los Patios de Córdoba abren su puertas e invitan a entrar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Esfuerzos de los vecinos para conservar estos rincones tradicionales
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con la celebración de este concurso popular se pretende apreciar los esfuerzos que hacen los vecinos para conservar estos rincones tradicionales. Por eso, el Ayuntamiento de la ciudad y diversas empresas privadas otorgan cada año premios a los mejores patios. Otro motivo por el que se celebra este festival es abrir al público estos tesoros escondidos y difundir de esta manera el conocimiento de la arquitectura tradicional cordobesa.

Debido a las nuevas construcciones, hoy han desaparecido muchas casas tradicionales y con ellas los patios. No obstante, son los barrios más antiguos en los que se encuentran la gran mayoría de ellos. Algunos de estos barrios son: Santa Marina, San Andrés, San Lorenzo y San Basilio, Alcázar Viejo, Judería entre otros.

Cabe destacar que desde el año 2012 ya no se diferencia entre el concurso y el festival, sino que esta fiesta, que identifica tanto a esta ciudad, se presenta a partir de ahora con una denominación común: Patios de Córdoba.

El día 6 de diciembre de 2012, el comité intergubernamental de la UNESCO ha decidido declarar la Fiesta de los Patios de Córdoba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La ciudad andaluza se prepara para un mes de mayo exultante
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pequeña y familiar, conocerla es desmentir al genial poeta granadino: Córdoba es cercana no sólo en autovías, sino también en lo sentimental. El laberinto blanco de la Judería acoge al viajero con firmeza, sin permitir que eche de menos compañía alguna.

El adjetivo cercano se aplica, entonces, no sólo al conjunto de la ciudad, sino también a sus puntos en rojo cartográficos. La mezquita-catedral -templo católico construido dentro de un templo musulmán, edificado a su vez sobre un templo visigodo-, cuya inmensidad podría atemorizar a quien se adentre, resulta un inmediato remanso de paz, como si la sombra de sus columnas te acariciara la espalda. Los jardines del Alcázar, residencia en la que Colón explicó a Isabel la Católica la expedición que proyectaba, esconden entre sus setos o bajo una fuente la manzana del pecado, el cascabel de la serpiente o el alma de cualquier bruja condenada por la Inquisición. El palacio de Medina Azahara, a las afueras de la ciudad -el Consorcio de Turismo ofrece un autobús para turistas; adquieran la Córdoba Card, un chollazo-, que permite intuir lo que en su día fue una de las más hermosas construcciones del mundo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Única en su estilo
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La plaza porticada de la Corredera, única andaluza en su estilo, se aproxima, a cada paso, más y más a ti. No son los únicos lugares que el foráneo debe señalar sin falta en su mapa. Otros suelen pasar más inadvertidos, pero son elementos imprescindibles en la suma que embellece Córdoba: la puerta de Almodóvar, la plaza de Maimónides, la plaza del Cardenal Salazar -con el antiguo hospital, hoy reconvertido en facultad universitaria-, las callejas de las Flores y el Pañuelo, el palacio de Viana y su docena de patios, el puente romano, la torre de la Calahorra o la Sinagoga.

Durante todo el año, Córdoba se mantiene como referencia para visitantes que prefieren conocer a dormitar en la tumbona. Además de su macedónico casco histórico -la ciudad ha sido romana, visigoda, judía, islámica y cristiana; de todas estas culturas conserva Córdoba vestigios-, patrimonio de la humanidad según la declaración de la Unesco, se ofertan congresos y exposiciones que añaden un plus al viaje de foto y souvenir (el arquitecto Rem Koolhaas, reciente ganador del Premio de Arquitectura Mies van der Rohe de la Unión Europea por la Embajada de Holanda en Berlín, es autor del proyecto para el Centro de Congresos que se levantará a orillas del Guadalquivir). Córdoba esconde, además, varios tesoros de los que enorgullecerse: la Filmoteca de Andalucía, con programación casi diaria, y un excelente Museo Arqueológico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Trillando las calles blancas
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sin embargo, aunque Córdoba demuestra ser una ciudad para todo el año, mayo parece el mes perfecto para trillar sus calles blancas. Ahora que el calor aprieta sin alcanzar las insoportables temperaturas veraniegas, pasear por la Judería te empuja con fuerza en el tobogán del regreso al pasado. A la bucólica situación ambiental añadimos el frenético calendario -no apto para el sofá- que el Ayuntamiento dispone para su mes grande. Así, el mayo cordobés gira en torno a tres citas en las que flores, vino y fiesta luchan por el protagonismo: cruces, patios y feria se suceden durante 31 extenuantes días. Pero el papel principal recae, no es un tópico, en los ciudadanos: celebraciones eminentemente populares, impulsadas en su mayoría por peñas y asociaciones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador