www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2015 - Edición Nº 07
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Papa Francisco llegó a Quito el domingo 5 de julio para iniciar una visita de varios días al Ecuador.
Foto: Miguel Ángel Romero / Presidencia de la República
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Visita del Papa Francisco al Ecuador reafirmó la fe de millones de cristianos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El papa Francisco cumplió del 5 al 8 de julio la visita que tenía programada al Ecuador como inicio de la gira que por varios países de Sudamérica se había anunciado, en la que, además de nuestro país,  incluyó a Bolivia y Paraguay.

La estancia más larga fue en el Ecuador, adonde llegó el domingo 5 de julio y permaneció hasta el día miércoles 8, en el que emprendió vuelo hacia La Paz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Presidente de la República, Rafael Correa, recibió al Papa Francisco en el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito. El Jefe de Estado le dio la bienvenida al líder de la Iglesia Católica.
Foto: Miguel Ángel Romero / Presidencia de la República
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Al arribo del papa Francisco al aeropuerto de Tababela, en Quio, el domingo 5 a las 14:45, fue recibido por el Presidente de la República, Rafael Correa, acompañado de su esposa y varias autoridades oficiales, así como de miles de feligreses que quisieron aprovechar la oportunidad de estar cerca del representante de Cristo en la Tierra, suceso que se dio por segunda ocasión en nuestro país 30 años después de la visita que efectuara Juan Pablo II.  Al día siguiente viajó hasta la ciudad de Guayaquil, donde realizó varias actividades.

Luego de su llegada a Guayaquil, en primer lugar se dirigió al Santuario de la Divina Misericordia, en la vía a la Costa,  donde permaneció aproximadamente una media hora, para luego dirigirse hasta las instalaciones del parque Samanes, donde celebró una misa campal antes varios centenares de miles de feligreses, muchos de los cuales se habían dado cita en el indicado lugar desde la noche anterior.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Posteriormente se traslado hasta la comunidad jesuita en Guayaquil, ubicada en el colegio Javier, donde tuvo un almuerzo, así como una reunión  privada con el sacerdote jesuita Paquito, su amigo.

Terminada la visita a la comunidad jesuita, el papa se dirigió hasta el aeropuerto para retornar a Quito, donde cumplió otros compromisos hasta el día de su partida hacia Bolivia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL PAPA EN GUAYAQUIL
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La siguiente información publicada por la agencia oficial de noticias ANDES, reseñó la permanencia del papa Francisco en Guayaquil.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Decenas de miles de fieles tuvieron un encuentro de fe junto a Francisco en Guayaquil
 
 
 
 
Lunes, 06/07/2015 - 05:53:53 PM
Fuente: www.andes.info.ec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Antes de ofrecer la misa, el papa Francisco saludó a los miles de fieles que se congregaron en el campo eucarístico de Samanes. Fotos: César Muñoz/Andes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Guayaquil, 6 jul (Andes).- Pese a una grave enfermedad que le aqueja, Katherine Villacrés y su esposo Daniel Alejandro llegaron en la madrugada de este lunes al campo eucarístico del parque Samanes de esta ciudad portuaria para pedir por su salud, por intermedio del papa Francisco.

No les importó la espera, el frío de la madrugada, ni la alta temperatura de la mañana siguiente. El propósito era estar cerca al pontífice y rezar por su familia, esa familia a la que pidió proteger el Papa en su misa campal, que celebró ante unas 800.000 personas en esta urbe porteña, según las últimas estimaciones divulgadas por el ministro del Interior, José Serrano.

Al igual que la de Villacrés, otras decenas de miles de familias llegaron al campo eucarístico para expresar su devoción y su alegría por tener el privilegio de escuchar a pocos metros la palabra del máximo representante de la Iglesia católica.

Hugo Lema llegó desde la provincia de Chimborazo (centro andino) con un grupo de fieles y acampó en el parque Samanes, a la espera de su ansiado encuentro con Francisco.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Miles de fieles madrugaron para estar cerca al papa Francisco.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

"Admiro la sencillez del papa y de su infinito amor por los menos favorecidos, por eso quería recibir su bendición", expresó el feligrés, de 24 años, oriundo del cantón Alausí.

Por las 16 pantallas gigantes que instaló el gobierno en el campo eucarístico, los miles de feligreses se enteraron de cada detalle de la visita papal a esta ciudad, la más poblada de Ecuador con 2,6 millones de habitantes.

Cuando el papa pisó suelo guayaquileño en la Base Aérea Simón Bolívar procedente de Quito, los asistentes estallaron en júbilo. "Francisco amigo", corearon los seguidores católicos.

Allí, el Papa fue recibido por el vicepresidente de la República, Jorge Glas, entre otras autoridades locales y nacionales. Los balcones de las casas aledañas a la base se engalanaron con motivos alusivos a Francisco.

La ansiedad y el calor, mientras tanto, causaron estragos en algunas personas en Samanes, quienes fueron rápidamente atendidas por paramédicos de la Cruz Roja, que se apostaron en cada uno de los 32 bloques en que fue organizado el predio eucarístico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La alta temperatura causó estragos en algunos fieles, que recibieron atención de los organismos de socorro.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Luego de visitar el Santuario de la Divina Misericordia, ubicado a 26 kilómetros al oeste del centro urbano guayaquileño, el pontífice se encaminó, en el sencillo auto Fiat asignado para sus recorridos en Ecuador, rumbo al parque Samanes, en el norte de la ciudad.

En su trayecto, Francisco recibió el cariño de los guayaquileños que viven en barrios aledaños que se volcaron a los costados de las avenidas por donde pasó la caravana papal. Esos detalles fueron atestiguados por la feligresía ubicada en Samanes.

Después de un recorrido de unos 20 minutos, el momento esperado por los cientos de miles de personas llegó a su fin. Francisco ya no fue observado por una pantalla sino que fue visto en persona abordo del papamóvil.

Nadie quiso dejar escapar ese momento histórico y en sus celulares y cámaras fotográficas y de vídeo captaron su paso, su saludo, su característica sonrisa y su impecable atuendo religioso de color blanco.

En el templete, lo recibieron autoridades eclesiásticas y el coro ofreció unas notas melodiosas que  llenaron de emoción a la gente.

En la misa, Francisco puso énfasis en la protección a la familia. "La familia constituye la gran riqueza social que otra institución no puede sustituir", expresó el pontífice.

Emilio Piedra, un católico del sector de Las Orquídeas, no dejaba de orar mientras en la ceremonia se ofrecía la comunión a la multitud. Una repentina ventisca refrescaba de vez en cuando el ánimo de las personas.

Finalmente, después de 87 minutos, el Papa pronunció sus últimas palabras: “Rezo por las familias de cada uno de ustedes, les pido que no se olviden de rezar por mí. Hasta la vuelta”.

La emoción invadió a muchos de los feligreses, algunos de los cuales intentaron acercarse al papamóvil para darle un agradecimiento por su presencia en Ecuador y un “hasta pronto” al primer papa latinoamericano de la historia, el argentino Jorge Mario Bergoglio.

Después de la misa, los cientos de miles de feligreses salieron ordenados, gracias al operativo que implementaron los cerca de 8.000 integrantes de las fuerzas del orden y del voluntariado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Francisco dedicó su misa al cuidado de la familia.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“El papa nos deja una maravillosa reflexión para cuidar y proteger lo más valioso que es la familia”, expresó Stalin Cando, quien llegó junto a su esposa y se retiró caminando a su vivienda ubicada en un barrio residencial del norte.

El padre Ángel Villamizar, párroco de la iglesia del Cristo del Consuelo, se mostró emocionado por la oportunidad de haber compartido junto al santo padre y la comunidad católica guayaquileña.

El sacerdote fue protagonista junto a cientos de fieles de una procesión la víspera de la misa con la imagen del Cristo del Consuelo, símbolo emblemático de la devoción católica local, que fue colocado en el templete cerca del sumo pontífice.

Francisco posteriormente se dirigió a un almuerzo y encuentro privado con la comunidad jesuita, a la que pertenece, en el colegio Javier. Allí saludó con el padre Paquito, Francisco Cortés, un religioso de 91 años y amigo personal al que Jorge Bergoglio conoció en la década de los ochenta.

Luego, se dirigió a la base área local, no sin antes despedirse de los feligreses que se apostaron nuevamente en las avenidas para decirle "Gracias Francisco".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
INTERÉS MULTITUDINARIO EN QUITO
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Asimismo, la agencia oficial de noticias ANDES reseñó el gran interés de los feligreses que estuvieron pendientes de la visita papal en Quito.

La siguiente fue una de las notas periodísticas que publicó al respecto:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La cercanía con la gente, marca la tónica de la visita del papa Francisco a Ecuador
 
 
 
 
Martes, 07/07/2015 - 07:37:42 PM
Fuente: www.andes.info.ec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El papa Francisco recorrió la Av. Amazonas en su papamóvil a su salida de la misa campal en el parque Bicentenario. Foto: Micaela Ayala/Andes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Quito, 7 jul (Andes).- Los ecuatorianos buscaron la forma para ver, aunque sea por un instante, al papa Francisco durante su visita a la ciudad de Quito. Muchos esperaron durante varias horas frente a la Nunciatura Apostólica (ubicada en las calles 6 de Diciembre y Orellana) para que el santo padre les diera su bendición, otros buscaron los mejores sitios en las calles y avenidas por las que Francisco pasó en el papamóvil para captar un poco de la “paz que proyecta hacia todos”, según comentaron las personas que lo esperaban.

El lunes, a su retorno a la capital, los fieles se ubicaron en la avenida Simón Bolívar, la autopista General Rumiñahui, El Trébol y en calles aledañas a La Marín y al centro histórico para presenciar la llegada del Papa al palacio de Carondelet donde se reunió con el presidente Rafael Correa. Gente que seguía la visita del Papa desde la televisión salió a las calles para saludar al pontífice a su salida del aeropuerto de Tababela.

La mañana de este martes los quiteños no dudaron en madrugar y desde las 06:00 se ubicaron  en las afueras de la Nunciatura para recibir su bendición. Otros se ubicaron en las avenidas República y Amazonas por donde se dirigió, en vehículo cerrado, hasta el parque Bicentenario (ex aeropuerto de Quito), ubicado en el norte de la ciudad donde lo esperaron más de un millón de personas para escuchar la misa campal que ofreció en el lugar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
En las afueras del parque Bicentenario la gente se subió a los árboles para mirar al papa Francisco.
Foto: Micaela Ayala/Andes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Después de su homilía en la que habló de la unidad y, aunque no estaba planeado, el santo padre salió del Bicentenario en su papamóvil y sorprendió a los quiteños que salieron corriendo de sus casas para saludarlo con más calma en la calle Amazonas y en la avenida República por donde se dirigió de nuevo a la Nunciatura. “Te queremos Francisco”, gritaban los ciudadanos que lo esperaban en las calles y que aprovecharon para tomarle alguna foto o grabar un video de su paso por la ciudad.

En la tarde Francisco asistió, también en el papamóvil, a la Pontificia Universidad Católica de Quito (PUCE) para mantener un encuentro académico con más de 5.000 personas entre ellos profesores y alumnos de varias partes del país. En la av. 12 de Octubre se colocaron hermosas jardineras que dieron la bienvenida al papa al igual que cientos de personas que los esperaron en las calles para recibir su bendición.

Aunque la cita era a las 16:30, algunos lo esperaban incluso desde que estaba dando la misa en el parque Bicentenario. Lo mismo sucedió en los alrededores de la Iglesia de San Francisco, donde la gente esperó desde la mañana al santo padre, a pesar de que su llegada estaba prevista para las 18:00.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
El santo padre realizó varios recorridos en el papamóvil para saludar a los ecuatorianos. Foto: Carlos Rodíguez/Andes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En la av. 12 de octubre, algunas personas se ubicaron en los balcones de sus casas y en las ventanas de los edificios. Muchos portaban banderas blancas y gritaban ¡Viva Francisco! Cuando la caravana se acercaba. Al ingresar por la puerta principal de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), mucha gente se emocionó y lloró de felicidad al verlo.

Fue el caso de Michelle Merino que, con lágrimas en los ojos, comentó que desde que supo que el papa venía al Ecuador lo estaba esperando con mucha emoción, por ello asistió a la misa en el parque Bicentenario y luego lo espero en la entrada de la PUCE. “El verle te llena de emoción, es una dulzura, una ternura y una paz la que te da”, señaló.

Sandra Mendoza llegó a la PUCE desde el Valle de los Chillos con la esperanza de ver al papa y tuvo la oportunidad de estar muy cerca. “Estoy muy feliz de haberle visto a alguien que proyecta tanta paz. Para mí es una experiencia única, no imaginé que iba a estar tan cerca pero gracias a Dios pudimos verle y captar un poco de esa paz que él proyecta”, dijo a Andes visiblemente emocionada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La gente espera en la av. 6 de diciembre, al norte de Quito para la llegada del Papa. Foto: Carlos Rodríguez/Andes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tras su encuentro en la universidad, Francisco volvió a abordar el papamóvil y se dirigió al centro histórico de Quito donde ya lo esperaban miles de personas en las calles. Al llegar la gente lo recibió de pie y con sonoros aplausos, mientras gritaban “Te queremos Francisco te queremos. En la plaza de Santo Domingo hubo fuegos artificiales que recibieron la llegada del papa, que luego se dirigió a la Iglesia de San Francisco.

El último recorrido que Francisco realizó en su papamóvil fue desde la iglesia de San Francisco hacia la iglesia de La Compañía, donde una vez más los ecuatorianos lo esperaron para verlo aunque sea un instante. Los fieles que lo esperaban en la plaza de San Francisco encendieron unas velas y quienes lo esperaban en las calles le lanzaron pétalos de rosas y le saludaron con mucho fervor.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
TONALIDAD POLÍTICA ANTES QUE ESPIRITUAL
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Aunque desde un principio fuentes del Vaticano aclararon que la gira del papa Francisco era únicamente de carácter espiritual y que no tendría nada de político, sin embargo se dijeron frases y hubo acciones por parte de algunos mandatarios de los países visitados que trataron de darle un matiz político, lo que no fue bien visto por la multitudinaria feligresía que se dio cita en cada uno de los actos públicos del sumo pontífice.

Es así, por ejemplo, las declaraciones públicas del Presidente Correa al opinar sobre algunas de las frases emitidas por el papa Francisco, que fueron recogidas en varios periódicos locales, siendo uno de ellos El Universo, cuyas notas extractadas sobre el tema de la visita papal. A continuación incluimos los links para que nuestros lectores puedan leer los artículos completos:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Rafael Correa cree que mensaje del papa Francisco ‘es político’
 
 
 
 
http://www.eluniverso.com/noticias/2015/07/05/nota/5001331/correa-cree-que-mensaje-francisco-es-politico
Información publicada el 5 de julio del 2015
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Rafael Correa: Cuando el papa dijo que el pueblo se ha puesto de pie con dignidad, es por la Revolución Ciudadana
 
 
 
 
http://www.eluniverso.com/noticias/2015/07/08/nota/5008882/rafael-correa-cuando-papa-dijo-que-pueblo-se-ha-puesto-pie-dignidad
Información publicada el 8 de julio del 2015
 
 
 
 
 
 
 
 
 
TONALIDAD POLÍTICA ANTES QUE ESPIRITUAL
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sin embargo, al término de su gira y ya en camino hacia Roma, el papa Francisco emitió un comunicado en el cual aclaró las frases dichas durante su estadía en el Ecuador:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Papa Francisco aclaró sobre frase que dijo a su llegada
 
 
 
 
http://www.eluniverso.com/noticias/2015/07/13/nota/5017633/papa-francisco-aclara-frase-ecuador-se-ha-puesto-pie-dignidad
Información publicada el 14 de julio del 2015
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CON LA HOZ Y EL MARTILLO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De igual manera, a su llegada a Bolivia y recibir el saludo del presidente Evo Morales, el Papa Francisco se encontró con la sorpresa, nada agradable para el, por cierto, de un crucifico con la forma de la hoz y el martillo, símbolos del comunismo internacional, que le fuera entregado como obsequio por parte del mandatario boliviano.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El enojo del papa Francisco con Evo Morales: "No está bien eso"
 
 
 
 
http://www.infobae.com/2015/07/09/1740691-el-enojo-del-papa-francisco-evo-morales-no-esta-bien-eso
Publicado por Infobae.com el jueves 09 de julio 2015
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Pontífice demostró con esa frase su desaprobación a uno de los regalos del presidente boliviano, el crucifijo con la forma de la hoz y el martillo, símbolo del comunismo internacional.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Papa Francisco explica su sorpresa al recibir el Cristo sobre la hoz y el martillo
 
 
 
 
Fuente: http://www.aleteia.org/es/internacional/noticias/papa-francisco-explica-su-sorpresa-al-recibir-el-cristo-sobre-la-hoz-y-el-martillo-5773672547614720
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En la conferencia de prensa del avión de regreso a Roma, el Papa habla del regalo (“que no conocía”) y del contexto histórico que lo envuelve
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EXPLICACIÓN PAPAL
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A continuación publicamos el texto emitido por la oficina de prensa de la Santa Sede mientras volaba de regreso al Vaticano.

¿Santidad, qué sintió cuando vio esa hoz y el martillo con el Cristo encima que le ofreció el presidente Morales? (pregunta de Aura Vistas Miguel):

Es curioso, yo no conocía de esto y no sabía que el padre Espinal era escultor y poeta encima, lo supe en estos días. Cuando lo vi para mi fue una sorpresa.

Segundo, se puede calificar como el género del arte de protesta. Por ejemplo, en Buenos Aires, hace algunos años atrás fue exhibida una muestra de un escultor bueno, creativo, argentino que ahora está muerto. Era arte de protesta y yo recuerdo uno que era un Cristo Crucificado sobre un bombardero que iba bajando. Era una crítica del cristianismo aliado con el imperialismo que bombardea.

Entonces primero: yo no sabía nada; segundo: yo lo calificaré como arte de protesta que, en algunos casos, puede ser ofensivo.

Tercero: el padre Espinal fue asesinado en el año 80. Era un tiempo en el cual la Teología de la liberación tenía muchas ramas. Una de esas ramas proponía el análisis marxista de la realidad. Padre Espinal pertenecía a esto, eso lo sabía porque en esos años yo era rector en la facultad de teología y se hablaba mucho de esto; cuáles eran las diversas ramas y quienes.

 En el mismo año, el general de la Compañía de Jesús mandó una carta a toda la compañía sobre el análisis marxista de la teología. Un poco frenando y diciendo: esto no va, son cosas diversas, no es justo, no van.

 Y cuatro años después, en el 84, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el primer documento pequeñito, una primer declaración sobre la Teología de la Liberación que critica esto; después vino el segundo que abrió las perspectivas más cristianas. Estoy simplificando, ¿no? O sea, hagamos la hermenéutica en aquella época, aquí no.

Espinal era un entusiasta de este análisis de la realidad marxista y también de la teología usando el marxismo. De esto vino esta obra que, también las poesías de Espinal eran de ese género, de protesta.

 Pero era su vida, era su pensamiento, era un hombre especial, con tanta genialidad humana y que luchaba, él tenía buena fe. Haciendo una hermenéutica como esta, lo comprendo. Para mí no fue una ofensa, pero tuve que hacer esta hermenéutica y lo digo a ustedes para que no existan interpretaciones.

¿Dónde quedó la cruz?

La traigo conmigo. El presidente Morales quiso darme dos condecoraciones, la más importante de Bolivia y la otra es la Orden del padre Espinal, un nuevo orden.

Si yo me los llevo: bueno, primero, jamás recibí una condecoración, no me viene. Él lo hizo con buena voluntad y con el gusto de darme un gusto y pensé que esto viene del pueblo de Bolivia y recé para saber qué hacer con esto.

 Si me lo llevo al Vaticano irán a parar al Museo, terminará ahí y ninguno jamás las verá; entonces pensé en dejárselo a la Virgen de Copacabana, la madre de Bolivia, y las dos condecoraciones que he recibido irán al santuario de Copacabana. En cambio el Cristo lo traigo conmigo. Gracias.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador