www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2014 - Edición Nº 10
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vilcabamba... El valle sagrado fuente de larga vida
 
 
 
 
Por Lcda. Mónica Carriel Gómez
Texto y fotos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vista panorámica del hermoso valle de Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El valle de Vilcabamba se extiende a unos cincuenta y dos kilómetros de la ciudad de Loja en nuestro mágico y diverso Ecuador. Con sus ríos de aguas con magnesio y hierro, esta tierra es famosa por albergar habitantes de larga vida. Pero, ¿qué la hace tan especial: su clima privilegiado, su calma y paz, su vegetación exuberante, o su aire y agua? Descubramos el enigma que habita en este mágico paraíso que lo ha convertido en un punto de encuentro para turistas de todo el mundo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los diversos matices de colores que ofrecen los atardeceres en Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Durante muchos años, si ha existido en el mundo un referente cercano a la fuente de la eterna juventud, ha aparecido desde siempre el nombre de Vilcabamba... Por qué? Debido a la avanzada edad que logran alcanzar los habitantes de estas tierras, que no sólo logran sobrepasar la barrera de los cien años sino que lo hacen conservándose activos, lúcidos, viriles y felices. Su rostro y espíritu refleja una serenidad y paz que nadie creyera que en nuestro convulsionado mundo pudiera existir. El “Valle de la Longevidad”, como también se llama al pequeño pueblo, está rodeado de mitos a los que se le atribuyen las razones de la larga vida de sus habitantes, cada uno de los cuales analizamos a continuación.

Ubicación y clima.- Cuenta una de las anécdotas del extinto presidente Gabriel García Moreno que cuando este, siendo primer mandatario, quiso alguna vez explicar la geografía de Loja, arrancó una hoja de su libreta y la hizo una bola, la lanzó sobre la mesa y acotó: Esa es la geografía de Loja. Quiso explicar lo complejo y agreste del territorio de esta provincia patria que no por ello dejaba de ser de una hermosura sin igual.

Para felicidad de quienes adoramos recorrer el país, hoy el Ecuador tiene carreteras que nos acercan cada vez más a todos los destinos, y si usted ha decidido ir a Vilcabamba no tiene más que después de pasar por Loja, conducir 41 kilómetros al sudeste y ahí, a 1.500 metros sobre el nivel del mar, encontrará usted este misterioso cantón lojano, que reverdece todos los días con la calidez de la aurora y que en las noches enamora serenando el aire con un aliento suave que parece venir de las profundidades de la propia tierra. El clima del valle está entre los 22 y 25 grados centígrados, el sol, cuando sale, no quema, acaricia y el viento cuando sopla, no ahuyenta a nadie.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Medios nacionales e internacionales visitan Vilcabamaba para tratar de descubrir los enigmas de la larga vida de sus pobladores.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La limpieza del aire.- En un paseo por el nutrido centro del pueblo, en un día normal, usted observa el parque, la iglesia, los comercios y las casitas, muchas de ellas de estilo colonial bien conservadas, lo que no observará serán grandes industrias y autos. La gente en Vilcabamba anda en bicicleta como ejercicio, en caballo o camina incluso sin zapatos o con sandalias finas que aparentan desaparecer debajo de los pies, práctica que les ayuda a mantenerse en permanente contacto con la naturaleza. A la falta de fábricas e industrias y de movimiento vehicular intenso, se debe el aire limpio y además a la cercanía del Parque Podocarpus, que como un filtro gigante lo purifica, de eso por lo menos se jactan quienes viven en Vilcabamba la bella.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vilcabamba es ideal para relajarse debido a su ambiente poco contaminado que proporciona cero estrés.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cero estrés.- En el valle reina la tranquilidad, el estrés no es conocido porque la gente se lleva bien entre familias y vecinos, quienes viven con el apostolado de no alterar la paz que los rodea. Los habitantes, en buena parte extranjeros y locales, han aprendido una convivencia tranquila en comunión con la naturaleza circundante, que los ha llevado a vivir en armonía y aunque la recepción de celulares es buena, quien visita la zona se olvida inmediatamente que lleva uno en cuanto se contagia de esta atmósfera tranquila. Sea como sea, al llegar a Vilcabamba, usted se desconecta y empieza a oxigenar su espíritu de todo el estrés de las grandes ciudades, ello lo convierte en uno de los mejores lugares para descansar.

El agua mineralizada.- Contiene hidrógeno activo que tiene dos electrodos negativos en vez de uno. Al ser consumida el organismo asimila estos minerales orgánicos fácilmente, erradicando del cuerpo de los minerales pesados. Por eso se cree que el agua es otro de los secretos de la “eterna juventud”. El agua de Vilcabamba es envasada y vendida dentro y fuera del país. Quizá sea el agua también la responsable de que las mujeres jóvenes casadas con octogenarios vayan donde el médico local a pedirle que les dé algo para que sus maridos las dejen en paz, pues la virilidad de los ancianos es también algo que llama la atención a los científicos que han investigado la zona.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Río Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los turistas acuden todos los días en gran número a disfrutar de las bondadosas aguas del Río Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una dieta sana.- En Vilcabamba se juntan varias corrientes locales y extranjeras que determinan su gastronomía. Los comuneros por ejemplo, sólo comen lo que producen y cultivan ellos mismos: yuca, mote, plátano y fréjol y beben mezclas de muchas hierbas o té de hojas de guayusa, que es una planta digestiva que incluso se dice que ayuda a controlar la diabetes. A esta dieta basada en poca grasa, casi cero carnes y con un alto contenido de fibra y magnesio se unen las corrientes extranjeras de los vegetarianos, que comen en su mayoría legumbres y frutas orgánicas y los llamados crudívoros, quienes intentan conservar la buena salud comiendo la mayor parte de legumbres y frutas deshidratadas y crudas.

Los habitantes trabajan toda la vida, no trasnochan, no se enferman de osteoporosis ni cáncer; se reportan pocos casos de diabetes, no terminan calvos ni desdentados, se mueren de viejos haciendo sus actividades agrícolas, durmiendo o bañándose en el río; pues las enfermedades no llegan.

Migración.- Empresarios y jubilados, empleados de empresas públicas y privadas de España, Canadá, Estados Unidos y Alemania llegan para radicarse en Vilcabamba. Según el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC), en Vilcabamba residen 1.200 personas de EE.UU., Alemania, Bélgica, Italia, Chile, Argentina y Colombia. Según el Ministerio de Turismo, en el 2012 llegaron 13.000 visitantes internacionales a solicitar información. La cifra es solo el 30% del total de extranjeros que acoge la parroquia. De ahí que el 80% de la economía de este sector, desde hace 30 años, lo mueven los visitantes. Hasta el momento, de los 4.700 habitantes originarios de la zona, el 80% (3.760) instaló negocios turísticos para atender la demanda, por lo cual el centro de la parroquia está copado de locales. Hay 30 restaurantes, la mayoría está en la parte central de Vilcabamba.

Pero la presencia de “gringos”, como los llaman en la parroquia, no solo motivó la instalación de restaurantes, sino también de hosterías. En Vilcabamba funcionan ocho negocios de ese tipo, dos cabañas, dos hostales, dos residenciales y dos pensiones. Lo mejor de la presencia de tanto extranjero es que todos colaboran cuidando la naturaleza del entorno y tratándola con respeto.

Qué es exactamente lo que hace que los habitantes del Valle Sagrado de Vilcabamba vivan más que el promedio regular? Será el agua? El clima? La pureza del aire? La paz? Su comunión con la tierra? O su dieta baja en toxinas? Sólo Dios lo sabe. Aunque es probable que más bien sea una junta de todas estas maravillosas características que hace que cada día más extranjeros busquen esta tierra para envejecer larga y dulcemente.

El paraíso que busca el hombre alrededor del mundo entero parece existir en Vilcabamba. Un valle rodeado de montañas de místico magnetismo, con agua pura y mineralizada, aire poco contaminado y una paz fuera de lo común, que provoca que los habitantes experimenten una vejez digna y tranquila casi sin enfermedades. El “Valle Sagrado”, nombre con el que los antiguos lo conocen desde tiempos inmemoriales, respira exhalando vida, quizá el último hálito de pureza que sea capaz de regalarnos la naturaleza en la tierra.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hermoso paisaje de “Vilcabamba la bella”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lo que hay que saber sobre vilcabamba
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  • Queda a 421 kilómetros desde Guayaquil y a 687 kilómetros desde Quito.
  • A su paso por este lugar, también pueden visitar las moliendas donde se procesa jugo de caña y guarapo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las ofertas turísticas de Vilcabamba cuentan con propuestas para todos los bolsillos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  • En la localidad de Vilcabamba se puede disfrutar del área de recreación Yamburara, la cual es un pequeño zoológico que se encuentra a 1 1/2 km. del centro del pueblo. Se exhiben animales locales y un gran invernadero con una excelente colección de plantas que tiene alrededor de 30 especies de orquídeas. Encontramos una variada gama de aves como águilas, guacamayos, loros y pavo real. Entre los mamíferos, monos y el llamativo oso de anteojos.
  • Sendero Ecologico Caxarumi./ Ubicado en el extremo sur oriente del cantón Loja, tiene una distancia de 41 km. Fue el antiguo camino de Loja a Vilcabamba y está compuesto por cuatro tramos: Loja (Parque Lineal La Tabaida), Nudo de Cajanuma, Rumishitana - Landangui, y Vilcabamba.
  • El Cerro Mandango./ Se levanta cerca del pueblo como gigante, éste siempre ha sido un sitio sagrado.
  • Cerca de la Plaza Central de Vilcabamba se reúnen la mayoría de negocios, desde artesanías hasta cafeterías. La principal oferta artesanal de Vilcabamba son las camisetas de algodón pintadas a mano con motivos del Parque Nacional Podocarpus. La feria artesanal de los domingos es un evento esperado por los visitantes para comprar souvenirs.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La realizadora de este reportaje junto a Miguel, artesano Saraguro presente en la Feria Artesanal de Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Maravillosas y variadas artesanías en parque central de Vilcabamba.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador