www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2014 - Edición Nº 07
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Medio ambiente y agroturismo van de la mano en la Reserva Ecológica Manglares Churute
 
 
 
 
Redacción: Julio Calero Garcés
Fotos y Videos: Felipa Quinteros Morán
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Oficinas de la administración.   Entrada a uno de los senderos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El primer día de un Press Trip organizado por el Ministerio de Turismo para difundir el proyecto ‘Viaja primero Ecuador’ los periodistas invitados a hacer un recorrido por distintas zonas turísticas del país estuvieron en la Reserva Ecológica Manglares Churute, amplia zona protegida que está ubicada en la provincia del Guayas, para conocerla, así como cuáles son las actividades que mayoritariamente se desarrollan en ese pedazo de Ecuador.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Grupo de periodistas que recorrieron la Reserva.   Luis Carrión Garcés, guía de la Reserva Ecológica Manglares Churute.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Luis Orlando Carrión Garcés, guía en la Reserva Ecológica Manglares Churute, atendió a los periodistas que estuvieron en el lugar y conforme a la información que facilitó se conoció que esta fue creada el 26 de julio de 1979, tiene 55.000 hectáreas de extensión en elas cuales existe un ecosistema de manglar, bosque de montaña, bosque de costa y una laguna, con una gran variedad de especies de animales y vegetación. Cabe anotar que está inscrita en el Convenio Internacional Ramsar por ser uno de los humedales más importantes que existen en nuestro país y en el mundo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Turistas extranjeros visitan asiduamente el lugar.   Los turistas son transportados por los manglares en canoas a motor.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Reserva forma parte de la Ruta del Cacao que fuera creada por la Dirección de Turismo de la Prefectura del Guayas para desarrollar las actividades turísticas de la provincia.

Respecto a la Reserva, en la página web de la Prefectura se expone lo siguiente:

“Para visitarla existen 4 senderos guiados y un área de manglar que se puede acceder por lancha”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
SENDERO ‘EL MATE’
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tiene un recorrido que puede variar entre 3 y 4 horas, es de fácil ascenso. La mayor atracción es el bosque con gran variedad de aves, monos, ardillas, invertebrados en general.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SENDERO ‘PANCHO DIABLO’
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ubicado en el cerro del mismo nombre, su acceso desde la carretera se lo realiza a través de una vía secundaria cuyo tiempo estimado es de 20 minutos en carro.

Comparada con el Sendero El Mate, posee más vegetación que esta. Se pueden encontrar palmas reales, matapalos gigantes, maderas finas entre otras con mayores representaciones de plantas epífitas, aves y mamíferos de bosques tropicales, siendo el más común el mono aullador.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
SENDERO ‘EL MIRADOR’
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De recorrido corto, se asciende fácilmente hasta unos 70 a 80 metros sobre el nivel del mar, desde donde se puede ver a 360º a la redonda un panorama de espléndidos contrastes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SENDERO LAGUNA DE ‘EL CANCLON’
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Es de difícil acceso por ser pantanoso especialmente entre los meses de diciembre a mayo. Su nombre es dado por un ave de la zona que por nombre tiene Canclón, la misma que está en peligro de extinción.

La laguna está rodeada de los cerros del MATE, PEREQUETE CHICO, PEREQUETE GRANDE, CIMALÓN.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
EXCURSIÓN A LA ZONA DE MANGLAR
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Son 5 especies de mangle sobre las cuales crecen plantas hepífitas y bajo ellas hay una infinidad de especies orgánicas que viven atados a las raíces de los mangles y en el lodo, alimentándose básicamente de detritos formados por las hojas que caen del manglar. (www.guayas.gob.ec/turismo/rutas-turisticas/ruta-del-cacao)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El nombre de la Reserva
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los cerros del sector forman parte de la pequeña cordillera Churute.   En la Reserva existe una gran variedad de vegetación.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El nombre de Churute se debe a la existencia de una cordillera de poca altura conocida, integrada por los cerros Mate, Cimalón, Perequete Chico, Perequete Grande, y Pancho Diablo.

La Reserva está ubicada a unos 40 kilómetros de la ciudad Guayaquil y forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador, constituyendo una zona que preserva no solamente una gran variedad de vegetación, sino que también es el hábitat de animales terrestres y aves, así como de especies marinas.

Existen más de 500 de plantas registradas, destacando mangles, guayacanes, robles, ébanos, laureles, balsas y árboles de seda. En las haciendas de la zona también hay cultivos de cacao, mango, grosella, banano, guayaba, entre otros. La vegetación más importante esta conformada por los manglares que crecen a orillas de los estuarios, constituidos por mangle colorado, mangle gelu y mangle iguanero; también existe una interesante diversidad de orquídeas y bromelias.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Canclón, ave en peligro de extinción.   Garzas rosadas o espátulas rosadas por la forma de sus picos.
     
 
Los cormoranes tienen su hábitat en los árboles del sector.   Garza blanca, conocida con el nombre de Ibis.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En lo referente a las aves, habitan aproximadamente 295 especies, entre ellas cormoranes, canclones, jacanas, gallinetas, garzas blancas (Ibis) y garzas rosadas conocidas con el nombre de espátulas rosadas por la forma de su pico, así como aves domésticas. La fauna terrestre está compuesta de aproximadamente 50 de mamíferos y reptiles.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una culebra dormita enrollada en un árbol.   Mono aullador.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Iguana.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Así también en los manglares existe una gran población de cangrejos que viven enterrados en el lodo en las orillas que bordean las saladas aguas del sector. Estos crustáceos constituyen una fuente de alimento para los pobladores así como de ingresos económicos, ya que tras ser capturados, son llevados a los mercados, especialmente de Guayaquil, donde son comercializados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agujeros en el lodo en los que habitan los cangrejos.   El cangrejero lleva la tanda de crustáceos que capturó en los maglares.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sobre la recolección de cangrejos, el guía Carrión Garcés indicó que la captura de los crustáceos se la realiza de manera moderada o sustentable y que ello se debe a que la Reserva ha organizado a los cangrejeros en asociaciones (son más de 50) y entonces hay un buen manejo en la recolección, se respetan las dos vedas anuales, lo que ayuda mucho a que la especie del cangrejo rojo (Ucides occidentalis Ortmann) no se extinga, al igual que el bosque de manglar.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las manos del cangrejero muestran las huellas de su duro trabajo.   La moto es un transporte adecuado para llevar a vender los cangrejos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las vedas para el cangrejo rojo dispuestas por el Instituto Nacional de Pesca, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), son dos, una va del 1 al 31 de marzo y la otra del 15 de agosto al 15 de septiembre, para permitir que la población de crustáceos no se vea afectada y se extinga esta fuente de alimentos y de dinero. Los cangrejos que se capturan son únicamente machos, las hembras son dejadas en su hábitat, esto es algo que la gente dedicada a esta actividad ya conoce y la respeta.

En las aguas de los estuarios ocasionalmente se puede observar la presencia de lagartos, los que al escuchar los motores de las canoas que navegan llevando turistas o a pobladores abordo, se sumergen y desaparecen.

En la Reserva existe una laguna que tiene una superficie de 800 hectáreas, es la denominada Canclón, que también es el nombre de un pájaro nativo de la zona. Esta laguna recibe aguas de los cerros que la circundan y que constantemente la alimentan con pequeñas vertientes de agua.

En la Reserva los turistas pueden solicitar información en el Centro de Interpretación, ubicado a la entrada del sendero El Mate, donde además se realizan exposiciones explicativas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Historia de la Hacienda Churute año 1932
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En las instalaciones de Churute existen varios afiches en los cual se narra, de manera resumida, la historia de la hacienda que inicialmente estuvo establecida en la zona.

A continuación reproducimos un texto informativo que dice lo siguiente:

Hace muchos años existió la Hacienda Churute, que ocupaba buena parte de los que es hoy la Reserva Ecológica Manglares Churute, con una extensión aproximada de 32.000 hectáreas. Su primer dueño fue Don Jacinto Ignacio Caamaño Arteta, a la muerte de éste, la administración pasó a manos de su yerno, Don Leonardo Stagg Flores.

En 1923 fue adquirida por uno de los más inteligentes abogados de la época, el Doctor Don Manuel Tama Vivero, que la conservó hasta 1956 y fue administrada por Miguel Pusara. Durante este período la hacienda prosperó enormemente y se pudo apreciar las actividades que en ella se realizaban como ganadería, agricultura, explotación maderera, entre otras. Luego la hacienda fue adquirida por los señores Pedro Pablo Segale y Hugo Toscanini, quienes continuaron con las actividades.

Por el año 1958 la compra Don César Enderica Espinoza, quien la conserva por algunos años más, sufriendo las más tremendas calamidades. Las tierras pasaron luego a poder del Banco de Descuento, que la mantuvo como prenda pretoria* durante un buen tiempo; para esa época se formaron las cooperativas amparadas en la Ley de Reforma Agraria y posteriormente, en 1979 se crea la Reserva Ecológica Manglares Churute, que forma parte del Sistema de Áreas Protegidas del Ecuador.
*Ángel F. Rojas, diario El Comercio fecha 14.6.77

En la Hacienda Churute se cultivaba cacao, banano, café, además se dedicaban a la ganadería; también existía un aserradero muy moderno con maquinarias importadas desde Alemania.

Se calcula que en la época de cosecha trabajaban unas 1.000 personas. Habían madereros, canaleros encargados de las construcciones de los canales de riego, vaqueros, deshijadores de banano, arrumadores, todos ellos atendían la hacienda.

La hacienda contaba con tiendas de abarrotes de víveres, cantinas y salones. “El Telégrafo” era el único periódico que llegaba a la hacienda por avioneta y para comunicarse se usaba un cable que cruzaba la montaña hasta Guayaquil, llamado telégrafo.

En este sitio abundaban los animales silvestres como la guanta, el cuzumbo, tigrillo, ardillas, patos, patillos, gallina de monte, canclón, lagarto, venado y cangrejos, estos últimos eran colocados en sacos muy rápidamente, lo que hoy día no es tan fácil de encontrar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El ingreso a la hacienda se realizaba solamente por vía fluvial; el embarque se hacía en Guayaquil, desde el muelle 4 y su travesía duraba dos mareas completas. Se viajaba por el río Guayas hasta llegar al canal de Matorrillos, haciendo escala en Punta Tormento para esperar la marea alta y se continuaba el recorrido por la ruta de la isla Churutillo y río Churute, hasta llegar a la hacienda misma.

Los barcos de pequeño calado podían entrar en marea baja, siempre quedaba algo de agua que bajaba del cerro El Mate y corría por el que hoy en día es llamado río Ruidoso, que se unía con el río Churute justo en la hacienda. Por este medio se transportaba la comida y se llevaban los productos a la ciudad de Guayaquil, sobretodo la madera ya elaborada, en barcos de mayor calado.

Otro medio de transporte interno era el tranvía que recogía el banano y el cacao en las haciendas Churute y Álamos para luego seguir a los pueblos de Villa Nueva, Puerto Baquerizo, Santa Rosa de Flandes y Naranjal, donde se vendía el producto.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Agroturismo puesto en práctica
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sencilla casa de caña y madera en la hacienda Cacao Mango.   Productos cosechados en la hacienda: cacao, grosellas, bananos, guayabas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Luego de un recorrido por el estuario La Flora, conducidos por el guía nacional Ricardo Carrera, los periodistas llegaron hasta la hacienda Cacao y Mango, que como su nombre lo indica, se caracteriza por la producción de cacao nacional y de deliciosos mangos.

En la hacienda se ha puesto en práctica el agroturismo, actividad que, según informó Ninfa Lara, estudiante de la carrera de Turismo e hija de los propietarios, tiene en la actualidad una buena acogida por parte de los visitantes, quienes son mayoritariamente extranjeros. Ella empezó hace unos 3 años y no se imaginó la acogida que iba a tener esta actividad, la que día a día va creciendo para beneficio de los pobladores de la Reserva.

En la hacienda se ha puesto en práctica el agroturismo, actividad que, según informó Ninfa Lara, estudiante de la carrera de Turismo e hija de los propietarios, tiene en la actualidad una buena acogida por parte de los visitantes, quienes son mayoritariamente extranjeros. Ella empezó hace unos 3 años y no se imaginó la acogida que iba a tener esta actividad, la que día a día va creciendo para beneficio de los pobladores de la Reserva.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Comida típica que se sirve a los visitantes.   Ninfa Lara atiende con destreza a los visitantes extranjeros.
     
 
Para preparar el chocolate artesanal se debe tostar el grano de cacao.   Los visitantes efectúan la molienda y obtienen su chocolate.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Según informó, durante el mes de julio tuvieron la visita de aproximadamente 600 turistas, a los que atendió con jugos de frutas naturales del lugar, alimentos, jugo de cacao, así como chocolate artesanal, este último producto lo consigue tostando en un sartén granos de cacao que luego se los pela y se los muele, actividad en la que también participan los visitantes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Preparando el injerto de las plantas de cacao.   En fundas de plástico se colocan las semillas que luego germinarán.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Además de la Cacao y Mango, existe una gran cantidad de fincas y haciendas dedicadas a diversos cultivos, entre los destaca el cacao. En ellas se trabaja con las dos clases de cacao, el Nacional de aroma floral y sabor frutal, utilizado en la elaboración de los mejores y más finos chocolates del mundo, y el híbrido CCN51, que es de alta productividad y cuyas siglas significan Colección Castro Naranjal. Su creador fue el agrónomo ambateño Homero Castro Zurita, en 1965.

Como una forma de preservar sus plantaciones y de sustituir los cultivos que van envejeciendo o para establecer nuevas áreas de sembrado, en algunos lugares los agricultores se dedican al injerto de las plantas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras germinar las semillas serán llevadas al lugar del sembrado.   Plantación de cacao.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador