www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2014 - Edición Nº 07
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Chordeleg, cuna de la joyería fina del Ecuador
 
 
 
 
Redacción: Julio Calero Garcés
Fotos y videos: Ana Lema Araya
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Llegar a Chordeleg, cabecera del cantón del mismo nombre, y recorrer las docenas de almacenes que rodean la plaza principal de la población, es para maravillar a los visitantes pues allí encuentran una inmensa variedad de joyas finas elaboradas con oro amarillo, oro blanco y plata, en su mayoría creaciones propias, y todas ejecutadas con una maestría absoluta por parte de los artesanos que las elaboran.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En una estación improvisada llegan los buses con los viajeros. Chordeleg necesita una terminal de pasajeros para los transportes públicos.   En los almacenes que ofrecen productos artesanales se pueden encontrar objetos y prendas interesantes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pero, además de la belleza de anillos, aretes, pulseras, brazaletes y más joyas, lo que llama la atención son sus cómodos precios, si se los compara con los valores a los que se venden en ciudades como Cuenca, Guayaquil y Quito.

Chordeleg es un cantón perteneciente a la provincia de Azuay, Ecuador, que cuenta con una población arriba de los 12 mil habitantes, quienes, en su mayoría, viven del trabajo artesanal de las joyas, así como de la elaboración y venta de figuras de porcelana; tejidos para elaborar bayetas y macanas; cerámicas, bordados, sombreros de paja toquilla, filtros para café, etc.

El clima de Chordeleg es muy agradable pese a estar ubicado a una altura de 2.450 msm. La temperatura de la zona promedia los 16 grados, aunque el día que lo visitamos tal vez estuvo unos grados más arriba en el termómetro por lo que no fue necesario utilizar abrigos, chompas o ponchos para abrigarse.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Interior de iglesia de Chordeleg.   Candonga que se exhibe en el museo de Chordeleg.
(Foto cortesía Patricio Miller)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Parque central.   Municipalidad de Chordeleg.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Saliendo de Cuenca para dirigirse a Chordeleg tras un viaje de aproximadamente 40 minutos, en carro particular, y algo más en transporte público, en el trayecto se pasa por Gualaceo, pueblo en el que también es muy reconocida su habilidad de las “cholas” para elaborar los sombreros de paja toquilla, y de sus artesanos para fabricar macanas y guitarras. En Gualaceo hicimos trasbordo para coger un transporte hasta Chordeleg.

Luego de descender del transporte público que nos condujo desde Gualaceo hasta Chordeleg, caminamos por lo que puede considerarse una de sus calles principales, la cual desemboca frente al parque central de la población, sitio de reunión familiar y de amistades, así como de paseos y compra de golosinas y artesanías, como helados, sobreros y figuras de barro. Descansando en el parque encontramos a un grupo de turistas norteamericanos que habían llegado al lugar atraídos por la fama de Chordeleg y sus joyas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Existe una gran cantidad de joyerías alrededor del parque central.   En locales de diverso estilo se puede encontrar todo tipo de joyas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Destaca frente al parque la iglesia de Chordeleg, en ella se celebran misas dominicales que congregan a una gran multitud de fieles pues en la ciudad es grande el fervor religioso de sus habitantes. Otro edificio destacado es el del Municipio de Chordeleg. Además de estas dos construcciones, en todas las cuatro cuadras que circundan al parque se encuentran varias docenas de negocios dedicados a la venta de joyas, estos lugares son únicamente para la venta, las joyas son elaboradas en talleres ubicados en otros lugares de la población.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El altar de la iglesia de Chordeleg está adornado con pan de oro.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Un grupo de turistas norteamericanos descansaban en el parque.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otro lugar de gran concentración de pobladores y visitantes es el mercado de Chordeleg, lugar en el que no solamente se encuentras productos para la preparación de los alimentos, sino que también cuenta con una serie de locales que ofrecen platos típicos a los clientes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Buscando un artesano de la joyería
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Don Joel Jara trabaja en un pequeño taller.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bajando desde el parque central por la calle Juan Bautista Cobos, llegamos hasta el café “Loma linda”, de propiedad del señor Joel Jara. Luego de tomar un café y unos minutos de conversación, don Joel nos hizo conocer que el era un creador de joyas, las cuales elabora en un pequeño espacio destinado para esta actividad.

En dicho lugar nos mostró una serie de hermosas joyas elaboradas con sus manos y su arte, y con mucha amabilidad nos permitió hacer las tomas de video y de fotografías, a la vez que nos explicaba pormenores de su trabajo.

“Yo me llamo Joel Jara, soy un artesano calificado en la rama de la orfebrería, todas las piezas que ustedes ven aquí son elaboradas por mi y por mi hermano, desde el comienzo en que adquirimos el material hasta llegar a la elaboración final de la joya”, nos dijo de entrada mientras acomodaba las piezas que nos iba a enseñar.

“Este es mi lugar de trabajo, aparte del pequeño taller que tengo más al fondo donde tengo las maquinarias más grandes para trabajar los materiales y elaborar las joyas”, expresó.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La excelencia del trabajo de joyería se aprecia en estas piezas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En su explicación no indicó que las piezas de plata se trabajan con material de 980 gramos, no de 1.000 pura, la diferencia es que la plata pura pueden trabajarla pero para que sea un poquito dura la joya tienen que ligarle y bajarle el gramaje.

“Para bajarle le ponemos una liga del 2 por ciento para que baje a 980; el material con el que se liga es cobre, de esta manera la plata se endurece. La plata, para que sea un poquito suave tenemos que ligarle con el 2 por ciento de cobre, lo que significa que en 100 gramos de plata de mil tenemos que ponerle 2 gramos de cobre para que sea un poquito dura, porque en plata de mil es demasiado suave y la joya va a dañarse, pero ya ligada tiene un poquito de dureza y podemos utilizarla a diario”, explicó.

“Este trabajo nos gusta mucho hacerlo porque sabemos que trabajamos para las damas y ellas son las que van a lucir y en ellas está reflejado nuestro arte”.

Al preguntársele si en su familia ha habido otros artesanos, nuestro interlocutor nos manifestó que provenía de una familia de joyeros por tradición, por edad, “Mi padre acabó de fallecer hace unos 3 meses, a los 84 años y también era joyero”, enfatizó, agregando “Nosotros tenemos esta herencia de mi padre, todos mis hermanos, somos 4 hermanos que trabajamos en la joyería”.

“Sobre los diseños que utiliza para elaborar las joyas, mostrándonos una de ellas, nos dijo lo siguiente: “Este es un collar elaborado por mí, creación propia, no tenemos necesidad de catálogo, nuestro catálogo es nuestro cerebro, nuestras manos las herramientas y la habilidad que tenemos para trabajar”.

Nuestro trabajo se va al extranjero, se vende en nuestras propias joyerías. Nuestras joyas las utilizan las chicas que son modelos; han salido en revistas muy importantes, en especial la filigrana, que es un trabajo muy diferente a la joyería común y corriente.

Al preguntar sobre qué era la filigrana, supo decirnos: “La filigrana es un trabajo finísimo elaborado por las manos de los artesanos de Chordeleg. No soy el único ni mis hermano tampoco, aquí en Chordeleg hay muchos que pueden hacerlo”.

Tomando una pulsera para continuar con la explicación de su trabajo, don Joel nos mostró una atractiva pulsera, sobre la cual dijo que era una creación que recientemente habían puesto en el mercado, aproximadamente en el mes de mayo, y que está teniendo una gran acogida.

Lastimosamente, según este artesano de la joyería, no se les paga el valor que debiera reconocerse por su trabajo, las joyerías les imponen precios y por eso para ellos es mejor tratar de vender las joyas a los visitantes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Esta es la nueva pulsera puesta recientemente en el mercado de la joyería.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Para poner un ejemplo tomó la pulsera y nos manifestó que esta joya de plata pesaba más o menos 80 gramos y que su valor sería de unos 250 dólares, poniéndole el gramo a unos 3 dólares, lo que saldría en unos 240 dólares. El material para trabajarla cuesta menos, aproximadamente un dólar por gramo y los dos dólares restantes corresponden al trabajo de la elaboración de la joya, lo que es una mano de obra muy barata para un trabajo fino.

Si un visitante llega a su taller y quiere comprarla, ese es el precio que pagará, pero si van los dueños de las joyerías solo querrán pagar 200 dólares “y como saben que necesito el dinero para mis gastos y poder seguir trabajando, se aprovechan”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Colocados en postes metálicos se pueden observar en varias calles de la ciudad figuras que representan la imagen que el mundo tiene de Chordeleg.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Finalmente, don Joel se mostró muy ufano del trabajo que realizan los artesanos de la joyería en Chordeleg, “Nuestro trabajo le gusta mucho a la gente, tenemos visitantes de todo el mundo que adquieren nuestras joyas porque saben que son elaboradas por nuestras manos y también hay negocios de aquí mismo en Chordeleg, a nivel del país también lo hacemos, y a nivel internacional, que también enviamos.

De regreso a la estación de los buses para regresar a Gualaceo y proseguir hacia Cuenca, observamos en algunas calles grandes figuras que representan joyas suspendidas de postes metálicos, esto es algo que llama mucho la atención pues no se la ha visto en otras ciudades del país.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La elaboración de artesanías es otra actividad muy frecuente entre los habitantes de Chordeleg.   El mercado es muy frecuentado por los pobladores y los turistas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Con la plata, los artesanos elaboran infinidad de joyas para la venta.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La candonga
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Entre  las joyas más publicitadas y que son admiradas por su belleza está la candonga, una pieza elaborada en plata que representa el trabajo, la creatividad y la habilidad de los orfebres del cantón.

La palabra candonga tiene una gran variedad de significados, entre los cuales están: broma, burla, cancamusa, chanza, chunga, inocentada, chirigota, arracada, etc., pero para los habitantes de Chordeleg significa una joya colgante, un arete o pendiente muy apreciado por las féminas, también se la puede interpretar como zarcillo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Candongas hechas de oro.   Candongas elaboradas con plata.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Estos afamados pendientes fueron dados a conocer internacionalmente en la 53° edición del concurso de belleza Miss Universo que se realizó en el Ecuador en el año 2004. Durante los desfiles, las candidatas lucieron estas preciosas joyas.

El evento, cuya elección final se efectuó se realizó en el Centro de Convenciones CEMEXPO, en la ciudad de Quito, fue ganado por la australiana Jennifer Hawkings.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hermosos juegos de candongas confeccionados en oro (d) y plata (i).   Juan Orellana, propietario de la joyería Zhiro Gallo enseña una valiosa joya de plata.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una candonga de gran tamaño se exhibe en una vitrina a la entrada del museo de la ciudad que está ubicado en el edificio del Municipio de Chordeleg, frente al parque central. Se puede decir que  la candonga es la joya que representa el trabajo creativo de los orfebres del cantón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Trabajando la plata
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La plata es fundida a 1.200 grados centígrados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Gracias a una invitación del Ministerio de Turismo para realizar un Press Trip (Viaje de Prensa) para promocionar la campaña “Viaja primero Ecuador”, nuestra representante, Felipa Quinteros, estuvo en Chordeleg el sábado 26 de julio y, junto a un grupo de periodistas quiteños, acudió hasta el taller Zhiro Gallo, de propiedad del artesano Juan Orellana, en el cual pudieron observar y registrar en fotos y videos el trabajo que se realiza con la plata original, desde su fundición a más de mil grados de temperatura hasta convertirla en un delgado hilo con el cual se elaboran joyas.

Por lo que los periodistas pudieron observar, es un trabajo delicado, paciente, de mucha creatividad para los diseños y gran habilidad en las manos para elaborar las joyas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
El artesano Julio Jara junto a la máquina utilizada para aplanar y estirar la plata.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En el taller también trabajan varios artesanos más, entre ellos Julio Jara y Juan Tacuri quienes también aportan su esfuerzo para la creación de las joyas.

Previo a la elaboración de los trabajos con la filigrana se debe proceder a laminar el metal, esto, a realizar su estiramiento luego de la fundición, de esta labor se encarga Julio Jara, quien, utilizando una pequeña máquina laminadora, por la cual pasa varias veces la varilla de plata, la va estirando a la vez que la va adelgazando.

Tras cada pasada, se vuelve a colocar la varilla en el canal siguiente, más angosto que el anterior, hasta llegar al último. Terminada esta parte del proceso el hilo se lo pasa por la denominada ‘hilera’ para hacerlo mas fino.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La pequeña varilla de plata va a ser procesadas para su estiramiento.   El método de estiramiento consiste en pasar varias veces la varilla a través de una máquina que ejerce una gran presión para vencer la resistencia del metal.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Por su parte, fue Juan Tacuri, quien en pocos minutos hizo una demostración del trabajo que realiza para confeccionar las prendas con filigrana, elaborando una artística joya de plata.

Juan indicó que primero se entorchan dos hilos hasta unirlos en uno solo y se va formando un rollo de filigrana y luego se empieza a trabajar con la forma de los diseños que se ha previsto elaborar. Para este artesano no hay un límite en lo que se puede hacer con la filigrana.

En el taller, cuya ubicación es en la calle 23 de Enero 4-15 junto al Municipio, se trabajan joyas de diseño exclusivo en oro de 18 kilates y en plata de 9.75 gramos

Todo el trabajo demostrativo realizado en el taller fue registrado en los videos que a continuación exponemos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Elaborando con la filigrana
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Juan Tacuri procede a trabajar con la filigrana.   Junto a las herramientas se observa la figura de un cisne ya trabajada.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La filigrana es un delgado hilo de plata, tan fino como un cabello humano, con el cual los artesanos trabajan delicadas y complicadas joyas. Para lograr que el material de plata con el que se trabaja la filigrana llegue a tener el mínimo espesor requerido se funde el metal a unos 1.200 grados centígrados y luego a punta de golpes y presión se la va aplanando y estirando.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La figura ya está lista, solo falta rellenarla.   Las figuras empiezan a ser rellenadas con el hilo de plata.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Obtenida la filigrana, hábiles artesanos elaboran delicadas figuras de todo tipo, bien sean de arte precolombino, animales, flores y cualquier otro tipo de diseño, a gusto de los clientes. Para poder trabajar el material, el delgado hilo de plata debe ser torcido previamente.

Al finalizar la visita, don Juan Orellana enseñó un trabajo de joyería elaborado con un reloj Rolex incrustado en un anillo de oro, toda una belleza en miniatura.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Reloj Rolex incrustado en un anillo.   Joyas de múltiples diseños se pueden encontrar en Chordeleg.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador