www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Año 2014 - Edición Nº 07
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El mercado 10 de Agosto y el museo del Sombrero son dos sitios emblemáticos de Cuenca
 
 
 
 
Redacción: Lcdo. Julio Calero Garcés
Guía: Lcdo. Edison Juca
Fotos: Ana Lema Araya - Julio Calero Garcés
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Continuando con nuestros reportajes sobre la ciudad de Cuenca, en esta edición les ofrecemos dos notas referentes a lugares que concitan mucho el interés de los turistas y que son muy visitados diariamente. El primero es el mercado ¡10 de Agosto” y el segundo es el museo “Paredes Roldán”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Mercado “10 de Agosto”
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El mercado “10 de Agosto” de la ciudad de Cuenca es uno de los mercados centrales de la urbe, en él se puede ver el colorido de frutas, tubérculos y vegetales, mezclados con la vestimenta muy colorida también de las cholas cuencanas, las famosas mujeres representativas de la ciudad y de la provincia en sí porque las féminas de Gualaceo, Paute y otras poblaciones también la utilizan.

Aquí también se puede conocer una interesante variedad de papas del país; se dice que antes de la llegada de los españoles existían más de mil variedades de papas; todavía existe en el Ecuador un registro de cuatrocientas veinte variedades.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Doña Rocío, una vendedora con muchos años de experiencia a cuestas nos informó sobre la variedad de papas que expende en su local en el mercado a los clientes, indicándonos que son las llamadas chola, chaucha, cubaleña y bolona, que también es conocida como ubilla, y que el promedio del precio para su venta por libra es de treinta y cinco y cuarenta centavos de dólar. También explicó que las papas le son llevadas desde Paute, Cañar y el norte.

Efectuando un recorrido en la planta baja por el sector de las frutas, se puede apreciar la gran variedad de productos que llegan al mercado desde distintos lugares del país, hay naranjas, piñas, papayas, melones, maracuyá, moras, duraznos y manzanas, entre otros.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Igualmente, se pueden apreciar algunas que no son muy conocidas por gente extranjera, sobre todo lo que son las naranjillas, las chirimoyas, entre otras. De igual manera, una fruta poco conocida, tanto por nacionales como por extranjeros, es el tomate de árbol, que es una delicia y que se lo utiliza para elaborar salsas y jugos, entre otras preparaciones gastronómicas.

El banano, que es uno de los productos representativos más importantes del Ecuador, ya que de cada diez bananas que se consumen en el mundo tres son ecuatorianas, es decir que el treinta por ciento de las bananas del mundo lo produce nuestro país, también tiene una gran presencia en el mercado.

Además del banano de cáscara amarilla que tradicionalmente se consume en el país, en este mercado también se encuentra a la venta el banano rojo o plátano rojo, y los pequeños llamados oritos, que son más dulces que el común.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Otro producto que se expende en los diferentes puestos del lugar son los aguacates, que tampoco hay en Europa y que allá son muy costosos.

El babaco, que es de la familia de la papaya, es muy demandada por los clientes del mercado, a esta fruta también algunos la denominan como la papaya andina También hay el camote o la papa dulce que algunos la conocen así.

Por su parte, la yuca se comercializa en grandes cantidades, este es el producto más importante de la Amazonía ecuatoriana. Se conoce que la dieta ecuatoriana se basa en la siguiente forma: en la montaña es arroz, maíz y papa, en la Costa es arroz, plátano y pescado, y en la Amazonía, es arroz, yuca y el plátano.

Las toronjas, las naranjas y las mandarinas, son productos cítricos muy deliciosos y muy utilizados para mantener la figura. Igualmente hay el pepino, el cual como fruta, es utilizado para limpiar la sangre,

Aquí también se venden atados de varias plantas medicinales que se utilizan para preparar lo que tradicionalmente se conoce como agua de fresco, cuya principal función es mantener relajada a la gente o para tratar ciertas afecciones a la salud. Justo con varios de estos montes se prepara una bebida denominada como Agua de Pítima que tiene mucha aceptación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Otras frutas que se encuentran en el mercado son los tamarindos, que se los prepara con miel de panela, y mora silvestre para elaborar una deliciosa bebida, así como las naranjillas, que son de la misma familia de la papa, esto se descubrió cerca a Quito, es una solanácea (solanium quiteñus).

Luego de un recorrido por la planta baja del mercado, se puede ascender al siguiente piso donde se encuentran numerosos puestos de venta de vegetales, hortalizas, tubérculos y verduras, así como productos lácteos y chocolates, entre otros.

Un gran sector de la planta alta está ocupado por diferentes comedores en los cuales los comensales y turistas pueden disfrutar de una variada oferta gastronómica, a precios cómodos y atendidos con agilidad y bueno modales.

Llama la atención en todo el marcado la limpieza que se ve en cada uno de los pasillos que recorren los clientes en busca de los productos que desean adquirir, así como la seguridad impuesta por policías municipales que están pendientes para evitar cualquier incidente que pudiera causar daño a “caseros” y visitantes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
MUSEO DEL SOMBRERO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En la denominada calle Larga, en el Centro Histórico de Cuenca, a poca distancia del mercado “10 de Agosto” se encuentra el museo del sombrero “Paredes Roldán”, un lugar en el cual se puede admirar todo lo referente a la elaboración de los afamados sombreros de paja toquilla, desde las hojas de palma puestas a secar antes de iniciar el proceso, como la manera en que los artesanos dedicados a la tarea les dan las diferentes los adornos, como cintas.

Se denomina la calle Larga, porque como la palabra lo dice, es la calle más larga del formas a través del calor para luego pasar a manos de quienes se encargan de agregarles Centro Histórico de Cuenca, conocida también como la calle de los Museos, porque aquí se encuentran varios de los museos de la ciudad, tales como el museo de Paja Toquilla, el museo Remigio Crespo, Museo del CIDAP (Centro Interamericano de Artes y Artesanías Populares), el museo de las Culturas Aborígenes, el museo Agustín Landívar, así como el museo Pumapungo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Durante la visita se pueden observar antiguas maquinarias y objetos utilizados a través del tiempo para moldear los sobreros luego de haber sido tejidos manualmente, así como las modernas máquinas que se usan en la actualidad y que aceleran el proceso del moldeado. Uno de las herramientas más utilizadas antaño fueron las conocidas planchas a vapor “Gallito”, conocidas así por la figura de este animal en su tapa.

También se pueden ver los maceteadores, que se utilizaban para conseguir que los nudos se emparejen y a su vez el constante golpeteo le daba un brillo adicional al sombrero. Hoy esto ya no se utiliza muy a menudo, hay unos maceteadotes industriales que hacen que el artesano gane tiempo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al escuchar fábrica no hay que confundir y pensar que aquí hay máquinas que hagan el sombrero, todo lo que es el tejido es manual, lo que se hace con las máquinas es dar el acabado luego del proceso de selección de los sombreros, se da el hormado final, se pone la banda y se ponen las etiquetas, entre otras cosas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El mal llamado “Panama Hat”
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Lamentablemente, por una falla histórica a esta prenda ecuatoriana se la conoce como “Panama Hat”, que en español se traduce como Sombrero de Panamá, debido a que cuando se estuvo construyendo el canal de Panamá se enviaron desde el Ecuador a dicho país más de cuatro mil sombreros para que los utilizaran los obreros que trabajaban en dicha obra.

Esta fue una de las razones por las que se empezó a tergiversar el origen del sombrero de paja toquilla, que es netamente ecuatoriano.

Es necesario realzar que antes de la llegada de los españoles en la costa del Ecuador se utilizaban sombreros por parte de los aborígenes de la cultura Milagro – Quevedo, no con las características que vemos actualmente. Los nativos utilizaban unos sombreros que tenían la forma de las tocas de las novicias europeas y cuando los españoles llegaron y vieron a los indígenas usando estos sombreros, dijeron que parecían unas toquitas” y de ahí empezó el origen de la palabra toquilla para designar a esos sombreros.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El sombrero de paja toquilla se elabora con la materia prima que crece en la provincia de Manabí y su nombre científico es Cardulovica Palmata, de la cual se utilizan los cogollos, no las hojas, estas son utilizadas en la construcción, no en la elaboración de los sombreros.

Los cogollos son cortados, destajados, cocinados por algunas horas y luego se los cuelga sobre unas varas de madera para que se sequen, posteriormente se los apila y se los transporta a los mercados de Azoguez, Cuenca, Gualaceo, Sígsig, entre otros lugares donde se elaboran los sombreros.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Precios de los sombreros
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La incidencia en la variación de los precios de los sombreros se debe a la calidad de la materia prima utilizada, en este caso al grosor de la fibra; el proceso que va desde el corte de los cogollos hasta el secado; y luego, la elaboración manual con gran habilidad por parte de los artesanos y sobre todo paciencia.

Generalmente, para la elaboración de los sombreros se utiliza una fibra normal, con ella se trabaja y acaba de tejerse un sombrero en un día o en un día y medio y su valor se cotiza entre 10 a 30 dólares, dependiendo del lugar en donde se lo compre, por esto, poniendo como base 20 dólares para un sombrero hecho en un día, uno hecho en seis meses, ¿cuánto puede costar?

A unos 8 kilómetros de Montecristi, en la provincia de Manabí, lugar en el que nació el ex Presidente Eloy Alfaro, existe una comunidad llamada Pite, donde está el artesano Simón Espinel, el mismo que elabora dos sombreros anualmente, solo dos, debido a que no puede hacer más porque le toma más o menos seis meses hacer cada uno. Estos sombreros son vendidos en el Japón al precio de 35 mil dólares cada uno.

Acá en una fábrica también se pueden encontrar sombreros que valen 300, 400, 500 dólares, son sombreros que se han hecho en un mes o en mes y medio o hasta dos meses.

Hay sombreros de hasta 2.500 dólares, pero esos están guardados, no se exhiben en las vitrinas, esos son pedidos especiales. Un sombrero mientras más fino, es más caro.

Cabe anotar que cuando el cliente quiere una banda de algún color especial se lo puede adecuar a su gusto. Igualmente, si están un poquito grandes o un poquito pequeños, se ajusta todo a pedido del cliente.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador