www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Edición Nº 03 - Marzo 2013
 
 
 
Internacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Turismo familiar por el Norte Argentino
 
 
 
 
www.ablturismo.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las provincias que integran la región turística del Norte Argentino son Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y, recientemente, La Rioja. Cada una de ellas posee una riqueza cultural que la hace única, así como destinos variados.

En la Argentina, una de las regiones más aptas para conectarse con el paisaje es el Norte del país, por eso resulta una propuesta cultural muy atractiva para toda la familia en vacaciones A través del turismo cultural se puede desentrañar la memoria colectiva de los pueblos, sus mitos, costumbres, tradiciones y leyendas, así como también generar -mediante el acercamiento y el diálogo-, el intercambio de saberes, prácticas y conocimientos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero y La Rioja
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Éstas son las seis provincias que integran esta zona de miles de recorridos, destacándose cada una por sus particularidades y bellezas. Destinos ideales para renovar energías o conectarse con el pasado.

Con infinidad de propuestas y recorridos, hacemos una selección para disfrutar en familia recorriendo el maravilloso norte del país.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Paseo por las nubes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La provincia de Salta está compuesta por selvas, valles, desiertos y pueblos, que aún conservan edificios de la época colonial. De fácil acceso, por su extensión alargada, limita con otras seis provincias y, a la vez, con Chile, Bolivia y Paraguay. Además, los símbolos emblemáticos de la región son el vino “Torrontés” y las clásicas empanadas.

Su capital, Salta, es conocida como “La linda” por su belleza arquitectónica. El turista puede conocer los principales atractivos mediante un sistema de ticket diario. Entre las paradas infaltables están la Iglesia y el Convento de San Francisco; el Cabildo con sus anécdotas sobre la Independencia argentina, y la Catedral Basílica, uno de los templos más bellos del país.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Niños de Llullaillaco
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El Museo de Arqueología de Alta Montaña atesora uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años: los “Niños del Llullaillaco”, dos momias de la época incaica encontradas en la cima del volcán Llullaillaco, a 6.700 metros de altura, junto a ciento cuarenta y seis objetos que los acompañaron en su viaje al más allá.
En el norte, todas las miradas se concentran en el Tren de las Nubes, considerado entre los tres ferrocarriles más altos del mundo.

  • El recorrido comienza en la ciudad de Salta, para introducirse en la Quebrada del Toro y llegar a la Puna.
  • Tiene capacidad para más de 450 personas, no utiliza piezas dentadas justamente porque las vías están dispuestas de una manera peculiar circulando por un sistema de zigzags y espirales.
  • La velocidad del viaje no es mayor a los 35 kilómetros por hora y eso le permite al viajero poder observar con detalle el impactante paisaje, tomar fotografías e ir adaptándose a la altura con tranquilidad.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Valles Calchaquíes
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Otro de los circuitos recomendados es el de los Valles Calchaquíes, a través de ciudades que aún conservan casas de adobe y paja, así como costumbres preincaicas. Los imperdibles son: la Quebrada del Río Las Conchas y Cafayate, la meca de la Ruta del Vino salteña. Entre los preferidos de los jóvenes, están Cachi e Iruya y el Parque Nacional Los Cardones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En el corazón de la Puna jujeña
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Situada al límite de los vecinos países de Chile y Bolivia, la provincia de Jujuy convoca a experimentar un circuito alternativo que recorre poblados de montaña en los que aún se conservan milenarias tradiciones y edificaciones que fueron levantadas con barro, paja y cañas. El itinerario transita por la Quebrada de Humahuaca -declarada por UNESCO Patrimonio Natural de la Humanidad- y se adentra en el corazón de la Puna, rodeada de paisajes casi desérticos.

Jujuy es una mezcla imponente de inmaculadas salinas, extensas lagunas custodiadas por altos picos cordilleranos y verdes oasis que matizan los imponentes relieves desérticos componen su deslumbrante Puna. Áreas tranquilas y pintorescas, donde abundan las casas en barro, piedra y paja, y donde las costumbres milenarias siguen siendo respetadas. Imperdibles postales para renovar energías, degustar sabores regionales, participar de festividades locales y adquirir coloridas artesanías.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Susques, Yavi y La Quiaca
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los poblados más visitados son:

  • Susques, al que se llega tras un desafiante recorrido por la Cuesta de Lipán y un paseo impactante por las Salinas Grandes. Ubicado en el fondo de una pequeña hoya a más de 3700 metros de altura, lo protegen salitrosas mesetas.
  • Yavi, se ubica cerca de la frontera con Bolivia. También compuesto por edificaciones en caña, barro y paja a los fines de soportar las más fuertes heladas, genera una sensación de vasta desolación que lo hace aún más bello. Es conocido como el oasis de la Puna.
  • La Quiaca, en el límite con el vecino país de Bolivia, recibe turistas durante todo el año atraídos por su cultura y los vivos colores que la caracterizan.

Fuera de de la Puna otros destinos más importantes son: Purmamarca, uno de los más ricos en belleza natural por albergar el Cerro de los Siete Colores; Maimará, protagonista de la denominada “Paleta del Pintor”; y Humahuaca, que conduce hasta las ruinas de Coctaca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Historia y patrimonio en Tucumán
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La provincia de Tucumán es una de las más verdes y pequeñas del país, por eso es conocida como el Jardín de la República. Hace poco más de 10 años, la capital San Miguel de Tucumán fue declarada Ciudad Histórica por su gran riqueza cultural. Históricamente, es parte de las raíces que forjaron la Nación Argentina ya que fue sede de feroces batallas, albergó a las tropas de los generales Belgrano y San Martín, y recibió a los congresales de 1816 que finalmente declararían la independencia de la corona española.

Cuna de destacados personajes argentinos como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa y Tomás Eloy Martínez, entre otros, la ciudad recibe a turistas de todo el mundo que llegan a visitar sus calles tradicionales. El recorrido comienza por su legado patrimonial que incluye el Monumento Histórico Nacional Iglesia San Francisco. La mayoría de estos edificios se concentran alrededor de la Plaza Independencia, en el corazón de la ciudad, donde fue erigida la Estatua de la Libertad a pedido del entonces presidente Julio A. Roca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sitios históricos:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  • Iglesia San Francisco, ubicada en las calles 25 de Mayo y San Martín, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1767, fue refugio de tropas militares en la época independentista.
  • La Catedral de San Miquel de Tucumán es una de las más antiguas del país. Ubicada entre las calles 24 de Septiembre y Congreso, conserva intacto su cruz de madera original.
  • El Museo Nicolás Avellaneda. Es un viejo punto de encuentro de la sociedad tucumana en la calle Congreso 56.
  • Casa Colonial de la Independencia, donde el 9 de julio de 1816 el Congreso de Tucumán declaró la independencia argentina, fue demolida casi 90 años después, prácticamente en su totalidad, a excepción del Salón de la Jura, y luego reconstruida en 1941 a base de fotografías y documentos. Se puede visitar todos los días de 10 a 18 horas.
  • La Casa de Gobierno, inaugurada en 1912 para reemplazar al Cabildo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Viaje al interior de Catamarca
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Antiguas ciudades, especiales recintos destinados a celebraciones religiosas y figuras de arte rupestre son algunos de los atractivos imperdibles que encontrará en un viaje al interior de la provincia de Catamarca. Historia, identidad y tradición, se conjugan con una gran diversidad de paisajes. Un escenario con destacados recursos que permitieron el desarrollo de un proceso cultural que se remonta a unos 10 mil años atrás. Como refugio de la historia, la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca y sus alrededores preservan riquezas de culturas aborígenes que habitaron estas tierras hace siglos.

Considerada Capital Nacional de la Arqueología, Catamarca fue uno de los primeros asentamientos donde estuvieron los yokaviles, de acuerdo a las investigaciones realizadas en los yacimientos ubicados en Pucará del Aconquija, Pucará de La Alumbrera y Ruinas de Coyparcito. Además, son muy importantes los petroglifos del Valle de Antofagasta de la Sierra y las ruinas indígenas en Laguna Blanca, mientras que en las quebradas de El Toro y El Potrero, es posible llegar hasta el Pueblo Perdido de la Quebrada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Algunas ciudades antiguas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  • Pucará de Aconquija. Se accede desde el empalme con la Ruta Provincial 62, en el departamento de Andalgalá, después de recorrer unos 17 kilómetros y ascender unos escarpados 300 metros. Luego es preciso rodear unas enormes murallas que superan los cuatro metros y encierran una rica arquitectura incaica.
  • Pueblo Perdido de la Quebrada. Se ubica a unos 4 kilómetros al oeste de la ciudad de San Fernando del Valle, siguiendo la Ruta Provincial 4 se llega hasta el poblado perteneciente a la cultura Aguada, integrado por unos 40 recintos elaborados en barro y piedra. Este lugar fue centro político, artístico y religioso y perduró casi hasta la llegada de los españoles e incluso los incas, que no pudieron someterlos a sus huestes.
  • Fuerte Quemado es un conjunto de ruinas de más de 600 años donde sobresale la planificación arquitectónica incaica, pero domina la artesanía local.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Fuente: AGENCIA TUR NOTICIAS

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cerro de los siete colores en Purmamarca, Argentina
 
 
 
 
www.ablturismo.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El Cerro de los Siete Colores famoso por sus tonalidades y sonidos, que incluso ha popularizado al pueblo que lo cobija. Esta localidad prehispánica ubicada en la quebrada de Humahuaca es una de las clásicas postales del norte Argentino.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cerro de los Siete Colores
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El cerro lleva ese nombre debido a las diferentes pigmentaciones que adquieren los minerales que forman sus paredes. Este cerro es parte de la cordillera Oriental y está ubicado inmediatamente al oeste de Purmamarca. En un pueblo que brota entre verde como un oasis en un paisaje árido. Posee un aspecto arquitectónico de casas bajas y en adobe que se ven aún más pintorescas a los pies del Cerro de Siete Colores enmarcado de cerros colorados. El río Purmamarca, los cardones con su cielo casi siempre de un azul intenso suman más belleza.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Patrimonio de la Humanidad
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La Quebrada de Humahuaca posee una de las más curiosas y peculiares gamas de colores, el resultado de procesos geológicos que incluyen sedimentación marina, lacustre y fluvial, con su acabado final gracias a los movimientos tectónicos. Un colorido experimento geológico en un sitio reconocido por sus valores culturales y paisajísticos como Patrimonio de la Humanidad.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Composición mineralógica y edad cronológica
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Color Salmón: Compuesto por arcilla roja, fangolitas (fango) y arilitas (arena); edad: 3 a 4 millones de años.
Color Blanquecino: Piedra caliza o calcárea, cualitas de color blanco; edad: 400 millones de años.
Colores Pardos, Marrones y Morados: Violeta (compuesto por plomo), compuestos por margos arnidosos, ricos en carbonato de calcio; edad: 80 a 90 millones de años.
Color rojo o Colorado: Compuesto por arcilitas (hierro) y arcillas pertenecientes al terciario superior, edad: 3 a 4 millones de años.
Color Verde: Compuesto por filitas, pizarras de óxido de cobre: edad: 600 millones de años.
Color Pardo Terroso: Fanglomerado compuesto por roca con manganeso perteneciente al cuaternario; edad: 1 a 2 millones de años.
Color Mostaza amarillento: Areniscas calcáreas con azufre; edad: 80 a 90 millones de años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Típicas casas de adobe con techos de barro
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El encanto de Purmamarca está en sus calles empinadas, que la muestran como apretujada al pie del Cerro de los Siete Colores. Fundada a principios del siglo XVII a 2.192 metros de altura, aún conserva las típicas casas de adobe con techos de cardón con tortas de barro, que conviven con construcciones más nuevas, dedicadas al turismo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Monumento Histórico Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otro tesoro arquitectónico es la Iglesia Santa Rosa de Lima, levantada en 1648. Ubicada a pasos de la plaza 9 de Julio, blanca y sencilla, fue declarada Monumento Histórico Nacional. En su interior guarda pinturas e imágenes cuzqueñas de los siglos XVII y XVIII. En el frente se encuentra el famoso algarrobo de Purmamarca, un árbol de más de tres siglos de vida que guarda muchos relatos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Famoso algarrobo de Purmamarca
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Según cuentan, bajo su enorme copa pasó sus últimos días el cacique omaguaca Viltipoco antes de ser emboscado por los españoles, en 1594; más de dos siglos después, allí descansaron las tropas de Belgrano durante su histórico éxodo. Es bajo ese mismo algarrobo que cada enero los copleros renuevan las tradiciones entre coplas y chicha.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Feria de artesanos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Frente a la iglesia, en la plaza, se extiende la famosa feria de artesanos. Desde allí se puede subir fácilmente al Cerro de los Siete Colores para obtener una vista panorámica de todo el pueblo y el valle.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Paseo de Los Colorados
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Con la subida al cerro comienza también el paseo de Los Colorados, un camino de unos tres kilómetros entre cerros de tonalidades insólitas y formas talladas por el viento, que acompaña parcialmente el lecho del río Purmamarca y desemboca otra vez en el pueblo. El paseo se puede hacer a pie, en bicicleta, a caballo o en auto.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador