www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Edición Nº 04 - Abril 2013
 
 
 
Internacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Mendoza, tierra del excelente vino argentino
 
 
 
 
Texto: Julio Calero G.
Fotos: Felipa Quinteros
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En su visita a la ciudad de Mendoza, Argentina, los periodistas internacionales que fueron invitados a presenciar la Fiesta Nacional de la Vendimia 2013, tuvieron también la oportunidad de recorrer varias de las bodegas de vino cercanas para que conocieran más sobre el cultivo en los viñedos y la producción de sus afamados vinos que no solamente disfrutan de un gran mercado en Argentina sino que se encuentran muy bien posicionados a nivel mundial.

Por situación de tiempo, solamente pudieron visitar cuatro bodegas: Cheval des Andes, Renacer, Atamisque y Trapiche, acerca de las cuales exponemos a nuestros visitantes los aspectos más importantes de cada una de ellas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
CHEVAL DES ANDES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En la bodega Cheval des Andes se realizó la primera fusión del Premier Grand Cru Cheval Blanc, con su experiencia y savoir faire, y Terrazas de los Andes, con el mejor terroir de altitud de la Argentina y su maestría en producir Malbec y Cabernet Sauvignon.

La filosofía de las sucesivas cosechas refleja la sinergia de reunir en un solo vino el arte del assemblage, experiencia del viejo mundo y la creatividad, vitalidad e innovación del nuevo mundo.

Cheval des Andes es el Grand Cru de los Andes: refinado, elegante, vibrante y extravagante. Reconocido como el mejor exponente del estilo franco argentino, Cheval es "el renacimiento del assemblage perfecto".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Un terroir excepcional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cheval des Andes proviene de un terroir único, especialmente elegido por sus características agroecológicas. Cheval des Andes está ubicado en el distrito Las Compuertas, en una de las zonas más prestigiosas y reconocidas de Luján de Cuyo, Mendoza.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El viñedo de 50 hectáreas preserva un terroir único, gracias a las condiciones de suelo, clima, material vegetal y prácticas culturales que se realizan a diario con dedicación y gran esfuerzo. El suelo es franco-arenoso, con piedras en profundidad y buen drenaje, condiciones que favorecen el crecimiento en profundidad de las raíces y permite un mayor equilibrio, durabilidad y máxima expresión. Por su parte, el clima de este Grand Cru situado a más de mil metros sobre el nivel del mar es moderado, con una excelente amplitud térmica entre el día y la noche. Todos estos factores son los que hacen de Cheval des Andes el más expresivo y refinado Grand Cru de los Andes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El savoir-faire y el respeto del medio ambiente
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los viñedos son regados a través de un sistema de riego tradicional: se conduce el agua natural del deshielo de la cordillera de los Andes a través de pequeños surcos, que permiten cubrir la superficie total de vides con un manto de agua pura y rica en minerales.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las 50 hectáreas de viñedos históricos reflejan un estrecho compromiso con el medio ambiente. Son orgánicos por naturaleza. El sistema de producción sustentable se desarrolla través de la utilización racional de recursos naturales y la no utilización de químicos. Los trabajos culturales que se practican en el viñedo buscan el mejor equilibrio de las plantas con el terruño y preservan el ecosistema existente.

La filosofía del arte del assemblage se expresa a través de cinco variedades implantadas en el viñedo: Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Petit Verdot. Con el fin de poder revelar el máximo potencial, fruta y color de cada variedad, se investigó para cada una de ellas, la mejor ubicación dentro del viñedo. Se suma a este trabajo, el savoir-faire de sus enólogos, quienes día a día tienen la responsabilidad de lograr la perfección a través de un solo vino: el Grand Cru de los Andes, reflejo de la más elegante y refinada expresión de las variedades de uva del viñedo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cinco variedades con carácter propio
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El viñedo está compuesto por cinco variedades. Cuatro de estas cepas todavía son utilizadas en los assemblage franceses: Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot y Petit Verdot. La quinta variedad, originaria de Francia, fue traída a la Argentina por Michel Pouget, previo a la plaga de phylloxera en Europa: el malbec.

Cada variedad cumple un rol fundamental en el arte del assemblage, aportando características únicas expresadas en un solo vino: Cheval des Andes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
BODEGA RENACER
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La bodega, diseñada para la producción de vinos de alta gama, fue construida en 2004 en Perdriel, Luján de Cuyo, al pie de la Cordillera de Los Andes. Es una fusión de modernidad y clasicismo: líneas rectas bien definidas con muros de inspiración toscana entregan una estética muy atractiva.

Renacer cuenta con tecnología italiana de vanguardia, una capacidad total de almacenamiento de 1.647.000 litros repartidos en 417.900 litros en tanques de acero inoxidable y 1.229.100 litros en piletas de concreto, seguimiento computarizado de temperaturas, trazabilidad de todos los procesos y equipos de última generación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La bodega es también pionera en desarrollar viticultura de precisión; plantas de alta densidad y poco rendimiento por planta, 8 toneladas por hectárea, produciendo así uvas excepcionales que se convertirán en vinos únicos, magníficos.

En Bodega Renacer están comprometidos con el cuidado del medio ambiente desde el comienzo de sus operaciones y, en ese sentido, no dudan en incorporar nueva tecnología para cumplir cada vez mejor acorde con su objetivo. Sus directivos creen que mantener la calidad excepcional de sus vinos no debe producir un costo para el medio ambiente.

Siguiendo este principio, el Punto Final Malbec Clásico se embotella en una botella ecológica, con un peso reducido (15% menos de vidrio, menores emisiones de carbono) y una caja de cartón reciclable.

Renacer es la primera bodega argentina que utilizó energía solar y la primera en neutralizar sus emisiones de carbono y certificar huella de carbono.

También almacenan el agua cordillerana en lagunas artificiales para proveer a sus plantas sólo del agua que necesitan, minimizando así su uso. Toda el agua que se devuelve al medio ambiente está en su forma natural, libre de tóxicos y por lo tanto preservando los recursos naturales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El cuidado del ambiente llega también a sus oficinas, donde utilizan materiales reciclables en su merchandising de productos y evitan la impresión de papel.

Además cuenta con el asesoramiento de talentosos enólogos: el toscano Alberto Antonini, uno de los flying winemakers internacionales más renombrados de la actualidad y el mendocino Pablo Profili, primer enólogo de Bodega Renacer. Entre ambos han logrado una sinergia extraordinaria produciendo vinos que han sido elogiados por la prensa especializada mundial.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ubicación y viñedos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bodega Renacer y sus viñedos se encuentran ubicadados en Perdriel, Luján de Cuyo, a sólo 25 minutos de la ciudad de Mendoza, en una zona excepcional para el cultivo de la vid y con una vista maravillosa a la imponente cordillera de Los Andes.

En esta zona el Malbec encuentra su mejor expresión debido a las sobresalientes características del clima, altura, suelo y agua. Cuentan con 29 hectáreas de viñedos plantados con Malbec, algunos de ellos de más de 50 años y con una producción de menos de 8 toneladas por hectárea. La alta luminosidad de Mendoza es comparable con la de grandes centros vitivinícolas, como Napa Valley y La Toscana.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Además de la producción de los viñedos propios, y para aprovechar las diferentes expresiones de los terroirs, trabajan con productores locales de las mejores zonas: Valle de Uco (1.100 mt sobre nivel del mar, suelos pobres), Luján de Cuyo (980 metros sobre nivel del mar, suelos intermedios) y Medrano (750 metros sobre nivel del mar, suelos ricos).

El agua que se utiliza para el riego proviene del deshielo de la nieve de la cordillera de Los Andes. Esta agua cristalina convierte la zona árida de Mendoza en un oasis y junto con el sistema que la distribuye, calculado gota a gota, son los responsables de la obtención de uvas pequeñas, alta concentración frutal y excelente calidad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
BODEGA ATAMISQUE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En el Valle de Uco, en el distrito San José del departamento de Tupungato, sobre la Ruta provincial nº 86, bien conocida como Ruta del Vino, se avista la finca de Atamisque. Sobre la entrada, una arboleda de álamos da la bienvenida a los visitantes. El ingreso principal está detrás de una pirca de piedra. Allí se encuentra todo un proyecto diversificado de interesante filosofía que su propietario, John Du Monceau y su esposa Chantal, los invitan a conocer y disfrutar la armonía entre buen pasar, diversión, sonido de la naturaleza.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La finca y las uvas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El terroir enlaza celaje, suelo clima, que junto con el talento del hombre es indispensable para elaborar vinos de prestigio. El distrito de San José corresponde a uno de los mejores de Mendoza, donde se encuentra la combinación de días soleados y noches frescas requerida para lograr una perfecta concentración de colores, aromas, taninos suaves, lo que permite elaborar vinos de guarda.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Las uvas provienen de las 100 hectáreas de viñedos propios, situados a 1.300 metros de altura, y de pequeños productores que cuentan con viñedos de 80 años, a quienes les compran la vendimia.

En Atamisque se realizan trabajos para exaltar las virtudes originales de  los viñedos y lograr una alta tipicidad varietal, alcanzando rendimientos reducidos de hasta 30 quintales por hectárea.

Además del Malbec clásico, se aprovecha el clima fresco de la zona para desarrollar Chardonnay, Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Merlot, Cabernet Sauvignon, todos cepages que requieren de un clima frío para expresar toda su personalidad.

El suelo de la finca, al ubicarse en una pendiente que viene de la Cordillera, tiene una mezcla interesante de tierra de origen aluvional, con substrato rocoso y capas superiores de textura franca-arenosa. La provisión de agua de riego se realiza a partir de una surgente cuya naciente corresponde al derretimientote los hielos cordilleranos y de perforaciones subterráneas; destacándose por la calidad y pureza.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La bodega, de una capacidad para 1.000.000 de litros, está concebida siguiendo el principio de gravedad, a fin de que el proceso de elaboración tenga una cadencia en sus sucesivos pasos sin necesidad de utilizar bombas.

Su techo, de lajas de San Juan, típico de las regiones montañosas de los Alpes franceses e italianas, es una novedad arquitectónica para una bodega a nivel mundial.

El área de elaboración está equipada con pequeños tanques de acero inoxidable y prensa neumática de última generación.

Para la crianza del vino se cuenta con barricas seleccionadas del mejor origen (Taransaud, Demptos), que provienen de los célebres bosques de roble de Francia (Vosges, Tronçais, Alliers, Nevers).

Dentro de los terrenos de Atamisque hay áreas en las cuales se reciben visitantes que van en busca de hacer turismo. Los amantes de la naturaleza encuentran el lugar perfecto para perderse. 700 has. entre viñedos, frutales, lagos y espacios salvajes para recorrerlos en plena armonía.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Para la atención gastronómica de los turistas está el restaurante Rincón Atamisque; la propuesta de su chef, Patricia Torres, de tan solo 23 años, es ofrecerles una fusión entre “lo gourmet y lo criollo” con una asombrosa variedad de recetas basadas en la trucha, que se pesca en el criadero de finca Atamisque.

Las truchas son siempre frescas, ya que se sacan todos los días. Además se cuida la calidad de las frutas que acompañan los platos. La idea es conjugar creatividad, cuidado y exquisitez. La carta cuenta además con platos de carne y pastas caseras Medalla de plata en gastronomía en Best Of 2012, Great Wine Capitals.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
BODEGA TRAPICHE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Trapiche, ubicada al pie de la Cordillera de los Andes en Mendoza, es la bodega líder en la elaboración y exportación de vinos, llegando a más de 80 países.

Trapiche representa en Argentina “la riqueza de la diversidad”. A través de su historia, ha comprendido como nadie la fortaleza de la viticultura en el país, especializándose en obtener lo mejor en cada terroir, creando vinos únicos. Esta diversidad tiene su origen en más de 1.000 hectáreas de viñedos propios y comprando otras 1.000 hectáreas a más de 200 productores independientes de las mejores zonas vitivinícolas de Argentina.

En su amplio y diverso portafolio, Trapiche trabaja para ofrecer la mejor propuesta en cada ocasión de consumo. Para Trapiche la calidad, la innovación y la diversidad han sido siempre los pilares que marcaron el camino a seguir, su razón de ser.

Su ubicación es  a sólo 20 minutos del centro de la ciudad,  calle Nueva Mayorga s/n, Coquimbito, Departamento de Maipú, Mendoza.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La Bodega
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En noviembre de 2008, junto a la celebración de sus 125 años, Trapiche abrió las puertas de su nueva bodega situada en un predio de diez hectáreas entre viñedos y olivares. Construida en 1912 por un inmigrante italiano, fue adquirida por Trapiche en el año 2006, iniciando un importante proceso de restauración y reciclado, incorporando la más alta tecnología y equipamiento para la elaboración de sus vinos Premium.

Inspirada en el antiguo Renacimiento italiano por sus formas simétricas, su monumental fachada, su carácter estilizado y su criterio utilitario, esta construcción es uno de los más altos exponentes de su estilo en Argentina. Su trabajo en ladrillo a la vista, muestra la habilidad de los artesanos que emigraron desde el norte de Italia y se establecieron en Mendoza. Bodega modelo para la época, se destacaba por su gran capacidad de elaboración, su alta tecnología, sus revolucionarias facilidades y diseño, la calidad de la construcción y la persecución de los más altos estándares vitivinícolas.

Trapiche está situada en la calle Nueva Mayorga s/n (M5522CHA), Coquimbito, Maipú, Provincia de Mendoza, Argentina.

En los últimos años, Trapiche ha realizado una serie de importantes inversiones destinadas a ampliar su capacidad de molienda, fermentación y estiba, arrojando los siguientes resultados:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Capacidad de molienda: 50.000.000 kilos
Capacidad de vasija total: 30.000.000 litros
Acero inoxidable: 14.300.000 litros
Cemento: 13.000.000 litros
Barricas de roble: 2.700.000 litros
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De sus viñedos se obtienen vinos Malbec, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Blend, Cabernet Franc, Sauvigno Blanc, Petit Verdot, Tardive, Syhra, Merlo y Pinot Noir, entre otros.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Experimentando una nueva filosofía
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La biodinámica es la más extrema de las prácticas de agricultura ecológica y biológica. Defiende todo lo natural, prohíbe los compuestos químicos, herbicidas y fungicidas, busca el equilibrio del ecosistema, la diversidad biológica y la recuperación de la actividad bacteriana en el suelo. Sólo emplea como abono los desechos vegetales y animales de la propia granja.

Se asume que los ciclos de la luna y las posiciones de los planetas, tienen influencia sobre la vid, como lo tienen sobre las mareas. Todos los trabajos en los viñedos tienen en cuenta las distintas fases de la luna y los movimientos estelares.

Los viñedos plantados a la entrada de la bodega se trabajan bajo esta práctica, respondiendo a la filosofía de “diversidad e innovación constante”, donde la búsqueda permanente de nuevas técnicas sorprendan con mejores vinos vendimia tras vendimia.

Con su experiencia, conocimiento y también orgullo por su trayectoria, Trapiche rinde homenaje a través de sus vinos, su mejor forma de mostrar agradecimiento a todas las personas que hicieron posible el crecimiento de la bodega y de la industria vitivinícola argentina a lo largo de todos estos años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Centro de visitas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Trapiche abre las puertas de su bodega, un edificio de principios del siglo XX, restaurado y reciclado en su totalidad para recibir a los visitantes de todo el mundo. Esta bodega refleja un homenaje a las personas que hicieron y hacen posible el desarrollo de la industria vitivinícola argentina.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Posicionamiento
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Para el consumidor que disfruta el vino, Trapiche es la marca que le ofrece diversas propuestas a partir del segmento medio-alto, que responden al equilibrio entre tradición y actualidad en el saber hacer vinos con auténtica expresión de los terroirs argentinos avalados por el reconocimiento local e internacional.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador