www.ecuadoracolores.com
 
 
 
 
Edición Nº 12 - Diciembre 2012
 
 
 
Nacional
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Desde hace algunos años, en el hospital Luis Vernaza se realizan exitosamente transplantes de riñones y de córneas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Exitosos transplantes renales se realizan en el hospital Luis Vernaza de la Junta de Beneficencia de Guayaquil
 
 
 
 
Redacción: Julio Calero G.
Fotografías: Junta de Beneficencia de Guayaquil
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Considerando que el riñón era un órgano del cuerpo humano más fácil de transplantar y que en caso de fallar esta operación, para conservar la vida de los pacientes quedaba la oportunidad de utilizar la diálisis para limpiar la sangre, situación que actualmente se la efectúa en gran escala, debiendo los pacientes tener por lo menos tres sesiones a la semana para continuar con su vida normal, durante muchos años se realizaron numerosos intentos de transplantar este órgano, algunos de ellos con animales, aunque todos resultaron en fracaso.

Pero como siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, de estas operaciones, tras ir adquiriendo experiencias, a la vez que se sacaban conclusiones y se analizaban los errores cometidos o las deficiencias que no permitieron cumplir con el objetivo planeado, hubo quienes persistieron en sus intentos hasta que por fin en el año 1954 lograron efectuar el primer transplante renal de manera exitosa, operación que se efectuó entre gemelos univitelinos, esto es, entre gemelos idénticos, con lo que se eliminó el problema de una reacción de rechazo del organismo receptor al riñón transplantado.

La operación la realizó el cirujano estadounidense Joseph E. Murray, (fallecido el lunes 26 de noviembre del 2012), en el hospital Peter Bent Brigham, de Boston, junto a un equipo médico que durante más de 5 horas trabajó realizando la extirpación del riñón del joven Ronald Herrick, para colocarlo en el cuerpo de su hermano gemelo Richard, quien sobrevivió 8 años luego del transplante.

Los transplantes de este tipo continuaron y así fue como en 1960 que se lo realizó por primera vez en el Reino Unido, asimismo entre gemelos idénticos; la operación se llevó a cabo en la ciudad de Edimburgo por un equipo médico encabezado por el Dr. Michael Woodruff.

Fue en 1964 el año en que por primera ocasión se efectuó el transplante de riñón tomándolo de un cadáver y que, mediante la utilización de medicamentos antirrechazo, se logró que el receptor aceptara el órgano extraño que le había sido transplantado.

De ahí en adelante, se abrieron las puertas y los transplantes se difundieron por distintos países transformándose esta operación en algo rutinario, dando la oportunidad para que muchas personas ya no dependieran de la diálisis para limpiar su sangre, manteniendo una buena calidad de vida.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Transplantes en Guayaquil
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El trasplante de órganos representa una oportunidad para volver a llevar una vida normal, situación de la cual gozan actualmente decenas de miles de personas en el mundo, es por ello que, sensible con esta realidad y tratando de dar a los ecuatorianos los beneficios que este tipo de operaciones, la Junta de Beneficencia de Guayaquil, a través del hospital Luis Vernaza, acreditado por el Instituto Nacional de Transplantes de Órganos, Tejidos y Células para extraer órganos y realizar trasplantes de riñón, de córneas y de hígado, ha dispuesto la infraestructura, tecnología y personal especializado necesarios para llevar a cabo este tipo de procedimientos y cambiar la vida de cientos de hombres, mujeres y niños de toda condición social, especialmente de la más necesitada económicamente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Dra. María Candela Ceballos, Coordinadora Hospitalaria de Trasplantes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Para conocer la historia de los transplantes en el hospital Luis Vernaza, así como sobre los tipos de operaciones que ahí se realizan, dialogamos con la Dra. María Candela Ceballos Mercado, quien es la Coordinadora Hospitalaria de Trasplantes de tan importante nosocomio guayaquileño.

¿Desde cuándo realizan transplantes el hospital Vernaza?

El Hospital Vernaza comenzó a efectuar trasplantes en la década del 70. Iniciando con trasplantes de riñón.

Estos se realizaban con médicos de distintos servicios que interactuaban en el procedimiento. En septiembre del 2009 se conformó un nuevo servicio que se denominó “Unidad de Trasplantes”. Se trata de equipos multidisciplinarios para poder efectuar trasplantes de diferentes órganos y tejidos.

Tenemos equipos para cada órgano: de renal, de córnea y de hígado. En el futuro esperamos tener también el equipo de trasplante de corazón, de pulmón y de páncreas y de todos los órganos que se trasplantan. Próximamente vamos a tener también dentro de esta Unidad el Banco de Tejidos; que es un laboratorio encargado de obtener, procesar, almacenar y distribuir tejidos de calidad para trasplante.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Equipo médico que realiza operaciones de transplante renal y una de las pacientes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Este equipo se lo conformó con gente que tiene experiencia en el extranjero o con profesionales que se han formado en el hospital?

Los médicos y los jefes tenían su especialidad básica en Ecuador en cirugía general, en nefrología, en anestesia, en cirugía vascular, ellos se fueron a especializar, muchos por su cuenta y otros enviados por la Junta de Beneficencia. Tanto los cirujanos como los médicos clínicos y anestesiólogos que ahora participan en el procedimiento específicamente fueron a especializarse en el trasplante de cada órgano.

La Junta de Beneficencia de Guayaquil ha hecho una inversión importante en la formación y la capacitación de estos recursos humanos, algunos de ellos por dos y hasta tres años de formación en el extranjero, para poder brindar un excelente servicio.

¿Adónde fueron a especializarse?

En Latinoamérica ya existen centros de trasplantes de referencia a nivel mundial, tanto en Argentina y en Brasil, como también en Colombia, en México, en Chile, entonces ya no es necesario que los médicos se formen en Estados Unidos o en Europa como era antes. El número de trasplantes que se hace en Latinoamérica es muy grande, por lo tanto se puede adquirir una experiencia suficiente yendo a centros de trasplantes acá en países vecinos o países más cercanos de la misma área, que es de habla hispana, lo cual facilita muchísimo más el aprendizaje de los médicos. Los principales países donde se ha enviado personal a capacitarse son Argentina y Brasil.

¿Cuantas personas tiene el equipo para transplantes que se ha creado y de que especialidades son?

En realidad el trasplante involucra a todo el personal del hospital, desde el que limpia, el que abre la puerta, el guardia, el personal del quirófano; realmente el equipo está formado en el caso del trasplante renal por treinta profesionales, médicos, enfermeras, tecnólogos, pero es todo el hospital el que está involucrado en el manejo del paciente trasplantado y cada uno de ellos es fundamental.

Sin la persona que hace la limpieza del quirófano el trasplante saldría mal o no se podría hacer; sin la enfermera o el auxiliar de enfermería que ve o que administra los medicamentos indicados por el médico en el horario exacto, el trasplante también saldría mal; entonces, el trasplante hace que los hospitales funcionen mejor porque el personal tiene que adquirir un compromiso y una responsabilidad mucho mayor en el manejo de estos pacientes, porque tienen mayores riesgos de complicaciones y complicaciones mucho más severas que un paciente con otro tipo de enfermedad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Efectuando el transplante renal.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Cuantos trasplantes han hecho hasta el momento desde el 2009?

Hemos hecho en riñón 38 trasplantes, en córnea este año se hicieron 24 y en total son más de 35 trasplantes desde el 2009, para el hígado hace pocos días hemos recibido la acreditación por parte del organismo de trasplante para iniciar este programa.

¿En qué consiste la acreditación?

Para poder hacer trasplantes en el país la ley exige que las instituciones y los profesionales que participan en el equipo deben recibir una acreditación por parte del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, INDOT, una dependencia del Ministerio de Salud, que es la entidad encargada de establecer todas las normas y el cumplimiento de la Ley de Trasplantes en todo el Ecuador, entonces para poder iniciar el programa lo primero que hay que hacer es formar el equipo médico especializado con sus certificados, títulos de especialistas, acreditar la capacitación en el trasplante que se va a hacer y todo esos documentos se envían al Organismo Nacional de Trasplantes junto con los protocolos de cómo se va a hacer el procedimiento a lo largo del transplante, funcionarios de dicha institución vienen, evalúan los papeles y que la institución cumpla con todos los requisitos que son necesarios para hacer cada trasplante y ahí recién se emite el certificado de acreditación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
En el hospital Vernaza también se realizan transplantes de córneas.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Cuándo consiguieron el certificado?

Para los trasplantes de riñón y cornea se consiguieron en el año 2009 y el de hígado los primeros días de diciembre de este año.

¿En un momento determinado hay un paciente que necesita un transplante y un donante en un centro médico que no está autorizado, dónde se hace el transplante?

El trasplante solamente se hace en una institución que está acreditada para hacerlo. El donante puede estar en cualquier lugar y el equipo que está acreditado para hacer el trasplante se traslada hasta donde está el donante, se hace la cirugía de la extracción del órgano y este es llevado al hospital que está acreditado, con el personal acreditado, y ellos hacen el trasplante.

¿Es al equipo al que se acredita y no a la institución?

Las dos cosas, el personal y la institución porque para hacer ese tipo de trasplante se tiene que tener las condiciones dadas, no pueden ser en cualquier clínica.

¿De quién es la responsabilidad de conseguir los donantes?

Es de toda la comunidad médica, es el Organismo de Trasplante quien debe estar más detrás de esto, de que en los hospitales se detecten las personas fallecidas que reúnan las condiciones para obtener donantes de órganos.

Uno de los principales problemas que se enfrenta en el mundo es la escasez de donantes debido a la falta de concientización de las personas sobre la donación de órganos.

¿Quiénes pueden ser legalmente donantes?

La Ley Orgánica de Donación y Transplante de Órganos, Tejidos y Células, dice en el Título II, Capítulo Primero, Artículo 29: “Donación.- Las ecuatorianas, ecuatorianos y extranjeros residentes legales en el país, mayores de dieciocho años, al fallecer se convertirán en donantes, a menos que en vida hubieren manifestado, en forma expresa, su voluntad en contrario”, por ello, todos los ecuatorianos mayores de 18 años somos donantes a no ser que expresemos en el Registro Civil, en la cédula de identidad, que no queremos serlo.

¿En qué condiciones debe estar una persona para ser donante?

No todos podemos ser donantes. Una persona para ser donante de órganos, como corazón, hígado, páncreas, tiene que fallecer en una unidad de cuidados intensivos por muerte encefálica, llamada también muerte cerebral, que es el cese completo e irreversible de las funciones del cerebro, que comanda el resto del cuerpo y que cuando deja de funcionar, indefectiblemente van a dejar de funcionar parte del cuerpo.

Los médicos podemos hacer que, a través de aparatos y drogas, el resto del cuerpo se mantenga con funciones, con vida, por un periodo, tampoco muy largo o sea horas, y es ese tiempo en el que nosotros necesitamos hacer la cirugía para la extracción y poder trasplantar los órganos inmediatamente en las personas que los necesitan. Si bien la ley dice que todos somos donantes, por cuestiones éticas y morales se sigue realizando la entrevista con el grupo familiar porque a lo mejor la persona no fue al Registro Civil pero había manifestado a sus familiares que no quería ser donante, por ejemplo, y nosotros respetamos esa voluntad expresada por la familia.

También puede suceder que un paciente fallezca en una unidad de cuidados intensivos por muerte cerebral y que los médicos hagan todas las maniobras necesarias para mantener funcionando el resto de los órganos mientras se hace la entrevista con la familia y demás, pero que en los análisis de laboratorios se detecta una enfermedad infecto contagiosa y ese cadáver ya no es donante, ya no aplica.

¿Y cuando el cadáver es proveniente de un accidente y se lo traslada al hospital luego de dos o tres horas de fallecer?

En tal caso esa persona no puede ser donante de órganos sólidos pero si de tejidos, como la piel, las córneas, los huesos.

¿Existen varias clases de donantes?

Hay dos tipos de donantes:

1. Donante cadavérico: es toda persona que registre muerte encefálica dentro de un centro hospitalario. La muerte encefálica es la pérdida total de las funciones cerebrales. Las causas más frecuentes son las enfermedades cerebro-vasculares y los traumas en la cabeza.

El donante cadavérico puede tener corazón batiente (latiendo de manera artificial) o el corazón parado.

En el primer caso es el donante de órganos sólidos, como son: corazón, pulmones, hígado, páncreas, riñones e intestino. En el segundo (corazón parado) es donante de tejidos como son: piel, corneas, esclera (parte blanca del ojo), válvulas que están dentro del corazón, huesos, tendones, pericardio (membrana que recubre el corazón), duramadre (membrana que recubre el cerebro).

Si se produce el fallecimiento y el cuerpo es mantenido en refrigeración en la morgue, el tiempo máximo para realizar la extracción de los tejidos es hasta 12 horas. Si el cuerpo no está refrigerado y está a temperatura ambiente, tendremos entre tres y cuatro horas máximo para poder hacer la extracción y que esos tejidos sean válidos.

2. Donante vivo: son personas sanas que pueden ceder un riñón o parte del hígado, o un tejido como la médula ósea. Generalmente son padres, hijos, primos, tíos o abuelos de los pacientes enfermos.

La membrana amniótica, que es la parte de la placenta que recubre a todo el bebé durante el periodo de gestación de las mamás, también se utiliza para trasplante, en el tratamiento de pacientes quemados o los que han sufrido lesiones oculares.

¿Qué sucede con el cuerpo luego de la extracción?

Es muy importante que la gente sepa que al hacer la ablación de los órganos se mantiene siempre un cuidado estético del cadáver, los cirujanos utilizamos técnicas quirúrgicas específicas para poder extraer esos órganos y ese tejido sin que el cuerpo sufra alteraciones anatómicas ni estéticas.

Y puede hacerse toda la ceremonia fúnebre como cualquier persona normal, digo esto porque a veces queda la idea de que si uno es donante de órganos el cuerpo va a ser desmembrado y no es así, solo quedan las cicatrices como de una persona operada.

¿Qué órganos pueden ser transplantados?

Los órganos que pueden ser trasplantados los separamos en intratoráxicos e intrabdominales, entre los primeros se agrupan el corazón y los pulmones, en los segundos se ubican el hígado, el páncreas, los riñones y el intestino.

¿Ha existido algún fracaso o alguna incompatibilidad en los trasplantes realizados en el Vernaza?

Los pacientes que hemos trasplantado en su mayoría han tenido una excelente evolución sobre todo los que han recibido trasplantes de riñón; todos los riñones han salido funcionando en los pacientes a su salida del quirófano.

Siempre se analiza la compatibilidad antes de proceder al trasplante, en el caso del riñón, al paciente que es más compatible genéticamente se le asigna el órgano; en el caso del hígado se busca una compatibilidad del grupo sanguíneo y en tamaño, peso y altura, no se busca la compatibilidad genética como en el caso del riñón.

¿Una vez que el paciente es dado de alta, quién se encarga de su cuidado posterior?

Los pacientes tienen que ser atendidos por médicos especialistas en trasplantes, no pueden volver a ser atendidos por un médico clínico común que no tenga conocimiento sobre el manejo de un paciente trasplantado. Nosotros hemos establecido convenios con el Ministerio de Salud y con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, para dar seguimiento a estos pacientes hasta un año después de haber recibido el trasplante.

La ley dice que el paciente debería retornar a su hospital de origen, en el caso del IESS al Teodoro Maldonado, y en el caso del Ministerio de Salud al hospital Guayaquil, siempre y cuando el hospital tenga un equipo de trasplante acreditado, de lo contrario debe mantener su seguimiento en el centro hospitalario que lo trasplantó.

¿Qué instituciones están acreditadas para efectuar transplantes en Guayaquil?

Para transplantes de riñón el hospital Luis Vernaza, la clínica Kennedy y la Clínica Alcívar; para trasplantes de corazón solamente la clínica Kennedy; para trasplantes hepáticos y de córnea el hospital Luis Vernaza.

Pueden consultar el listado completo en la página web del Organismo de Trasplantes: www.indot.gob.ec.

¿Qué costo tienen las operaciones de transplantes en el hospital Vernaza?

Los valores de los trasplantes para cualquier paciente que requiera de este tipo de procedimiento quirúrgico en Ecuador son cubiertos por el Estado según el artículo 50 de la Constitución de la República: “El Estado garantizará a toda persona que sufra de enfermedades catastróficas o de alta complejidad el derecho a la atención especializada y gratuita en todos los niveles, de manera oportuna y preferente”.

Esto es que toda persona que sufra de enfermedades catastróficas, desde el punto de vista económico y médico, va a ser cubierto por el Estado a través del Seguro Social o de la Red de Protección Solidaria del Programa de Protección Social que antes pertenecía al Ministerio de Inclusión Económica y Social, MIES, pero que ahora pasó a depender del Ministerio de Salud. Este programa es el que da la cobertura completa para hacer la evaluación pre-trasplante, la operación de trasplante y el post-operatorio, de modo totalmente gratis, sin importar la procedencia social del paciente.

¿Que hacer en caso de necesitar un trasplante de riñón y no estar afiliado al Seguro Social?

El paciente tiene que dirigirse al hospital Guayaquil, al servicio de nefrología, y allí se inicia el trámite. El nefrólogo de ese hospital lo incluye en la red de protección social y se envía una orden por computadora al hospital Vernaza, el paciente también trae un documento al hospital donde se autoriza la evaluación pre-trasplante renal.

Todo paciente primero tiene que ser evaluado porque no todas las personas que están en diálisis pueden recibir un trasplante, Todos los potenciales receptores deben ser evaluados por el equipo de trasplante previamente en cualquiera de los casos, sea de riñón, de córnea, de hígado, esto es para los no afiliados.

Los afiliados al IESS pueden solicitar una consulta a través del call center. Allí el médico determina si requiere de la evaluación pre trasplante y se solicita la autorización al IEES para efectuarla. Con el documento de autorización el paciente comienza el proceso de evaluación con el equipo de trasplante.

Al finalizar la evaluación, el equipo de trasplante define si el paciente está en condiciones. De ser así se envía el correspondiente formulario de inscripción en lista de espera con todos sus datos al Organismo Nacional de Trasplantes y ellos lo inscriben en la lista de espera, emitiendo un certificado que lo acredita.

La lista de espera es la manera de asegurar que los órganos donados se distribuyan priorizando a los que estén en situación más crítica y a los que posean las características más similares al donante.

Se tienen en cuenta los siguientes criterios: Compatibilidad biológica entre donante y receptor, edad, antigüedad en lista de espera, relación de tamaño y peso entre donante y receptor, grado de urgencia del receptor. En el caso del trasplante renal también se tienen en cuenta los años que lleva el paciente en diálisis.

Los pacientes pediátricos tienen otra lista de espera independiente de los adultos y los niños tienen prioridad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
En lista de espera
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Por su parte, la Dra. Noralma Mosquera, Jefa del Servicio de Nefrología, señaló que existe más de un centenar de pacientes del Hospital Vernaza en lista de espera para un trasplante renal. “Es una lista bastante voluminosa de pacientes que están en condiciones médicas aptas para un trasplante, sólo esperan el donante”, manifestó.

“Cuando existe un posible donante se activa el proceso para lograr la procuración de los órganos de manera voluntaria y comunicar a los posibles receptores de entre la lista de espera. Los escogemos acorde a la semejanza de características morfológicas que tengan con el donante, para luego realizar las pruebas de compatibilidad con la sangre”, agregó

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pacientes beneficiados
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Roberto se recupera de la operación.   Edward tuvo una segunda oportunidad para que le efectuaran el transplante.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Entre los pacientes que han recibido el beneficio de los transplantes en el hospital Vernaza están: Roberto, de 43 años de edad, oriundo de la provincia de Santa Elena; Edward, de la provincia de Manabí; Mayra, de 18 años  y Ángela  de 50, quienes tras recurrir por varios años a las máquinas de diálisis por fin se liberaron de esta situación. De acuerdo a la Ley de Trasplantes no se pueden revelar las identidades de los donantes o de los receptores.

Todas estas personas llevan ahora una vida plena, que la viven con alegría y esperanza, tal cual lo expresó Roberto: “Dios y la Ciencia me están ando una nueva oportunidad, he visto morir a varios compañeros de las diálisis, por eso le pedí a Dios me de fuerzas y aquí me tiene, con un nuevo riñón y con la esperanza de una nueva vida”.

De igual manera, Edward, quien recibió el transplante en un segundo llamado, tras haber fallado el primero por no ser compatible, agradeció a Dios y a la Junta de Beneficencia de Guayaquil por el transplante, a la vez que manifestó: “No perdí jamás la esperanza y tuve una segunda oportunidad. Trabajo con mucho esfuerzo, como supervisor de soldador y seguiré con el tratamiento y los cuidados para mantenerme saludable y ver a mis tres hijos crecer”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
La Dra. Candela Ceballos dialoga con una paciente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ángela superó la insuficiencia renal con su nuevo riñón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Información de contacto
 
 
 
 
Dirección y redacción de textos: Lcdo. Julio Calero G. - RR.PP.: Felipa Quinteros M.
Edición gráfica y videos: Mario Calero Q. - Diseño Web: Luis Calero Q.
Emails: revista_eec@yahoo.com - ecuadoracolores@yahoo.com - info@ecuadoracolores.com
Guayaquil - Ecuador